Comentarios sobre el “Plan Empalme”

empleo

Desde el gobierno nacional se lanzó esta semana el Programa de Inserción Laboral que tiene por objetivo “empalmar” los planes sociales existentes con una relación de dependencia o nueva contratación para el beneficiario. Como indica el programa: “la ayuda económica mensual que percibirán los participantes de programas nacionales de empleo y de desarrollo social durante la nueva relación laboral tendrá carácter de subsidio al empleo y podrá ser contabilizada por los empleadores como parte de su remuneración laboral neta mensual” 1 .

Asimismo, se determinó que “los empleadores interesados en acceder al incentivo económico para la contratación laboral de participantes de programas nacionales de empleo o de desarrollo social” deberán adherir al Programa de Reinserción Laboral creado en el año 2006 y “solicitar la incorporación al mismo de las trabajadoras y los trabajadores que contraten” 2 .

Esta política no es novedosa para el mercado laboral de nuestro país. La misma había sido implementada desde 2010, durante la gestión anterior al frente del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social (MTEySS). Resulta una iniciativa útil, pero de escaso efecto en un escenario donde el mercado de trabajo expulsa trabajadores. El Gobierno pretende modificar el comportamiento del mundo laboral, insistiendo en el diagnóstico del elevado costo del empleo. Pero lo que se observa es que frente a la profunda retracción económica, la demanda de trabajadores no se dinamiza. Para ello, resulta relevante revisar las potencialidades y limitaciones que esta medida conlleva en términos de generación de empleo.


1 Consultar: http://www.ambito.com/881463-oficializan-plan-empalme-para-beneficiarios-de-programassociales; https://www.cronista.com/economiapolitica/Macri-Ha-sido-una-transicion-dura-pero-hoyestamos-creciendo-20170503-0058.html 2 En este aspecto -amén de la existencia de fiscalización ulterior para garantizar el efectivo cumplimiento- en la letra del programa se detalla que “Los empleadores gozarán de este beneficio si se trata de una nueva relación laboral, o de la regularización de una preexistente, respecto de la nómina total de trabajadores declarada al día 31 de diciembre de 2016”.

En este marco, se efectúa un análisis tomando la base de datos del Programa Jóvenes con Más y Mejor Trabajo, desde 2011 en adelante y relacionando su evolución con la creación de empleo neto en el sector privado argentino. Los datos En el Cuadro N° 1 es posible constatar que, entre 2011 y 2015, la creación de puestos de trabajo en el sector privado (considerando el SIPA, que recopila el total de declaraciones al sistema de AFIP por parte de los empleadores) tuvo como correlato una caída en el total de beneficiarios del Programa Jóvenes con Más y Mejor Trabajo implementado desde el Ministerio de Trabajo de Nación.

Los nuevos puestos registrados ascendieron a 243.308, mientras que cayeron los beneficiarios del Programa Jóvenes en 8.337 personas, entre 2011 y 2015. En este período la variación del empleo privado registrado tuvo siempre guarismos positivos y un promedio de 1,73% anual acumulativo.

Lo que resulta aún más relevante es observar la cantidad de trabajadores que efectivamente se desvincularon del Programa por la obtención de empleo registrado: si se observa la tasa de desvinculación, los guarismos se ubican entre el 4,8% y el 5,7% de los beneficiarios por año.

El cambio de dinámica tiene lugar en 2016: no sólo disminuye la cantidad de trabajadores registrados en 44.818 personas (la variación del empleo muestra un resultado negativo, de -0,72% interanual), sino que también cae la cantidad de beneficiarios del programa, en un total de 5.981 casos. Adicionalmente se reduce también la tasa de desvinculación del Programa Jóvenes con Más y Mejor Trabajo al empleo registrado en 2016, a sólo 3,34%.

c1

c2

Como vemos en el Grafico N° 1, el crecimiento del empleo permite la incorporación de beneficiarios del Programa en el empleo registrado, aunque perdiendo dinamismo año tras año hasta llegar a 2015. Finalmente, en 2016, se observa que la sensible caída del empleo va acompañada por una pronunciada caída en la cantidad de beneficiarios que se incorporan al mercado de trabajo formal.

g3

Comentarios

  • En función de los datos expuestos, se evidencia que sólo la creación genuina de puestos de trabajo (y particularmente en el sector privado) es el mecanismo elemental para lograr la reducción de personas cubiertas por programas sociales.
  • Ello es posible de sostener atendiendo a la propia dinámica del Programa Jóvenes con Más y Mejor Trabajo, que mantiene una tendencia decreciente en el período 2011-2015 que coincide con la generación de empleo genuino. En efecto, difícilmente sea posible lograr un traspaso al empleo registrado en etapas de estancamiento económico y ausencia de generación de empleo, como ocurre en 2016 donde el sector privado destruyó más de 40 mil empleos registrados.
  • Ante la depresión de la demanda agregada y la inexistencia de voluntad de contratación de nuevas plantillas (fundamentalmente esa resistencia es ostensible entre grandes empresas, que despidieron a cerca del 90% de los trabajadores en 2016) este tipo de iniciativas que apuntan a “empalmar” la ayuda del estado con el salario pagado por las empresas, sólo terminan oficiando de transferencia monetaria o subsidio empresarial indiscriminado.
  • El punto anterior referido al beneficio indiscriminado es también relevante como característica de la actual iniciativa gubernamental. En contraste, el programa REPRO, que se constituyó en los años previos –a partir del 2009-, en el subsidio del Estado a los empresarios por excelencia en materia de generación de empleo, incluía en su implementación un análisis de la situación de la compañía y sendas proyecciones sobre su futuro económico –desde el punto de vista micro y atendiendo al desempeño en su ramo de actividad-. Es decir, los REPRO subsidiaban una parte del salario de cada trabajador considerando la situación de la empresa y, por ende, dejando afuera a aquellas cuya holgura económica (principalmente grandes firmas) justificaba la exclusión del beneficio.
  • En el Plan Empalme la combinación de planes sociales con empleo registrado de manera indiscriminada es, llanamente, reducción de costo laboral. Cabe añadir en este punto que, si bien se establece en el decreto que las nuevas relaciones laborales incorporadas deben adicionarse a la nómina total de trabajadores de la empresa al 31 de diciembre de 2016, este tipo de constataciones requieren de fiscalización y presencia estatal, características que han experimentado un sustancial debilitamiento a partir de la asunción al poder ejecutivo del frente Cambiemos.

Comments are closed.