Heterogéneo y regresivo: el impacto del cambio en las economías regionales / Septiembre 2016

cr

El presente documento de trabajo, número 2, se propone como una continuación del primer documento elaborado por el Equipo de Economías Regionales del Centro de Economía Política Argentina –CEPA-. El mismo se propone delinear las variables principales de un conjunto seleccionado de procesos productivos específicos de las economías regionales de la Argentina. Para el presente informe se consigna el análisis de siete complejos productivos: la economía regional yerbatera de Misiones y Corrientes (apartado I), el complejo vitivinícola en la región de Cuyo (apartado II), el complejo de frutas de pepita –de producción de peras y manzanas en el Valle de Río Negro- (apartado III), el complejo lácteo en la región centro del país (apartado IV), la situación del complejo porcino (apartado V), el caso del complejo avícola (apartado VI) y finalmente la situación del sector citrícola(apartado VII).

Hacia el final del informe se exponen una serie de conclusiones que dan cuenta de las serias dificultades experimentadas desde diciembre a esta parte para mantener los niveles productivos y las ventas, siendo los principales afectados los productores más pequeños y con menor capacidad de negociación frente a intermediarios y grandes exportadores.

 

I. Complejo yerbatero de Misiones y Corrientes

Desde el mes de abril de 2016 y con continuidad durante el mes de junio, tuvieron lugar sucesivas medidas de fuerza por parte de productores yerbateros en la provincia de Misiones, explicadas por la agudización de las dificultades para los pequeños productores desde el 10 de diciembre último, en un escenario en donde ya persistían con anterioridad marcadas asimetrías entre actores. El sector se caracteriza por una oferta primaria atomizada con casi 18.000 productores donde 75% poseen entre 0 y 10 hectáreas, 239 establecimientos secaderos y 132 molinos. Sin embargo, la comercialización final de la yerba mate está oligopolizada en 12 empresas que se distribuyen alrededor de 90% del mercado y, de estas, las 5 más grandes concentran más de 50% de las ventas (Gortari, 2013).

Entre las razones de los reclamos se indicó: “la falta de precio sostén, la operatoria en negro, el incumplimiento de los precios y la dilación en los pagos, de hasta 180 días”(1). En efecto, a finales de abril los productores interrumpieron la cosecha aproximadamente una semana reclamando el incumplimiento del precio pactado y el pago en efectivo por parte de los molinos, ya que se produjeron casos donde la modalidad de pago fue a plazo hasta 300 días inclusive. Cabe señalar como característica del complejo, el hecho de que la yerba en tanto producto no perecedero brinda, en efecto, la posibilidad de sostener medidas de fuerza.

A esta situación se agregó el malestar por el bajo precio estipulado para la materia prima. Mediante la Resolución 72/2016 se fijó para el periodo abril-septiembre del corriente año el kilo de hoja verde en $ 4,803 (con una suba del 16,9% interanual y del 12,4% con respecto al periodo octubre-marzo) y el kilo de hoja canchada en $ 18,031 (suba del 18,8% interanual y del 14,2% con respecto a octubre-marzo). Sin embargo, el laudo del Ministerio de Agroindustria de la Nación determinó en última instancia un precio menor al sugerido de acuerdo a los estudios de la estructura de costos del Instituto Nacional de Yerba Mate (INYM) que arrojaba un importe por encima de $ 5 el kilo de hoja verde puesto en el secadero. De esta manera los pequeños productores yerbateros no logran cubrir sus costos. Asimismo, los precios de góndola son muy distintos a los de la materia prima. Mientras los primeros crecieron el 16,40% sólo a junio de 2016 según el relevamiento de Indep, el de la hoja verde puesta en lo hizo al 12,41% y la canchada de a 14,19%. En un contexto de caída del consumo de otros productos, la yerba mate tuvo un magro crecimiento del 0,2% interanual para los primeros siete meses del año (2).


1 http://misionescuatro.com/provinciales/al-ministro-garay-le-parece-interesante-una-medida-fuerza-yerbateros/ 2 Tomando la yerba mate a salida del molino, que es el indicador más cercano al comportamiento de la yerba en góndola, ya que incluye tanto el volumen que se envía a los centros de distribución de las firmas yerbateras como las compras efectuadas por los mayoristas, hipermercados y supermercados.

captura-de-pantalla-2016-11-23-a-las-12-21-53

En este escenario, se produjo una significativa caída de la cosecha de yerba mate. Mientras que en el año 2015 el ingreso de hoja verde a secadero aumentó 3,5%, desde inicios de 2016 se presentaron caídas interanuales, cerrando los primeros siete meses del año con un alza de 1,8%. Si bien el grueso de la cosecha tiene lugar entre abril y septiembre, el sostenido derrumbe de la cosecha en los primeros cinco meses del año requeriría de un –inéditodesempeño superlativo para arrojar un balance positivo al finalizar el 2016.

captura-de-pantalla-2016-11-23-a-las-12-22-31

Si el mercado interno se caracterizó por el aumento del precio en góndola de la yerba mate, en un contexto de caída del poder adquisitivo y retracción del mercado de trabajo, lo cierto es que tampoco se produjo un alivio de los pequeños productores de yerba mate por el frente externo. La quita de las retenciones y la devaluación no provocaron un despegue de las exportaciones del complejo yerbatero. Es necesario señalar que el mercado interno es el principal destino del sector, exportándose en los últimos dos años menos del 15% de la producción. A diferencia del complejo sojero, donde los envíos al exterior aumentaron significativamente en los primeros seis meses de 2016 (22% la harina y 29% el aceite), la economía regional yerbatera acumula una baja de las exportaciones de un 35% con respecto al primer semestre de 2015.

captura-de-pantalla-2016-11-23-a-las-12-23-25

Finalmente, cabe agregar que de recientemente, el directorio del Instituto Nacional de Yerba Mate (INYM) decidió no esperar el laudo de Nación. Como resultado, fijó en $5,10 el kilo de la hoja verde y de $19,20 para la yerba canchada. Para el Ministerio de Agroindustria de la Nación parecía ser un hecho trascendental recuperar después de mucho tiempo la resolución del precio dentro del INYM. Pero la realidad indica que la situación crítica no cambió para los eslabones más débiles de la cadena de producción de la yerba mate. Otra vez la estructura de costos no tuvo eco en la discusión del nuevo precio que entrará en vigencia a partir de octubre del 2016 a marzo del 2017.

Semejante situación coloca en conflicto a la Federación Agraria Argentina (FAA), que representa a los pequeños y medianos productores, con las autoridades del INYM por acordar precios de la hoja verde por debajo de los costos de la actividad. Según declaraciones de Jorge Botiuk, presidente de la delegación Misiones de la FAA, “No estamos en absoluto de acuerdo con los precios. Nos juntamos hoy en comisión para organizarnos a ver qué medida vamos a seguir. Propusimos una reunión urgente con todas las asociaciones para pedir explicaciones a los directores del INYM. Queremos que nos digan por qué fijaron ese precio cuando la mayoría de las asociaciones no estaba de acuerdo”.

Los dirigentes de la FAA expresan además que ni siquiera se respetó la estructura de costos de producción (mano de obra, fertilizantes y combustible) realizada por los técnicos del INYM de 6,20 pesos para el kilo de hoja verde, fijando un precio muy inferior ($ 5,10) y que no supera el 6% de incremento en relación al precio fijado por el último laudo de Nación ($4,80). Agrega Jorge Botiuk además “No entendemos qué pasó, no sabemos por qué los representantes de la producción firmaron un precio de 5,10, cuando hace seis meses salimos a la ruta a exigir un precio mínimo de 5,20 pesos. En marzo estábamos todos convencidos que no podíamos cobrar menos de 5,20 y seis meses después, con toda la inflación que hubo, nuestros directores terminan firmando 5,10, no se entiende”.

No caben dudas que en los primeros tramos de la cadena de producción el atraso en el precio resulta insostenible, a sabiendas que en el eslabón comercial es dónde se dan los mayores márgenes de utilidad en la cadena yerbatera. Habiendo neutralizado Cambiemos la tarea de precio de referencia de “precios cuidados”, otro elemento importante es el efecto traslado en la cadena de distribución y comercialización del nuevo precio de la hoja verde, cuyo desenlace no será otro que el incremento del precio final de la yerba mate en góndola con fuerte impacto económico por tratarse de un producto de consumo masivo.

 

II. Complejo Vitivinícola de Cuyo

Recientes declaraciones de un dirigente vitivinícola mendocino alertaron sobre la pérdida de puestos de trabajo en el sector: “por día se pierden entre 5 y 10 fuentes laborales, entre suspensiones y despidos producto de la poca elaboración que dejó una mala cosecha” manifestó Carlos Iannizzotto de la Asociación de Cooperativas Vitivinícolas (ACOVI).3Entre los reclamos sectoriales se enfatiza la situación de las pymes vitivinícolas, las dificultades para el acceso al crédito y la necesidad de abrir mercados de exportación.

En efecto, el sobrestock de vino que mantiene el sector desde 2014 se conjugó con la menor exportación vitivinícola (a pesar del tipo de cambio devaluado) y el derrumbe de consumo interno de vino de los últimos meses, por lo que 2016 refleja una de las peores cosechas en los últimos 10 años.

 

Consumo interno

El consumo interno de vino se ha resentido en el primer semestre del 2016. En Julio de despacharon 792.802,91 hectolitros, lo que evidencia una caída del 11,4% acumulado en los primeros siete meses. A su vez en el segmento de los varietales la caída es del 10,4% acumulado en período Enero-Julio 2016, mientras que en el segmento del vino genérico la caída es del 12%, en las cantidades despachadas, siempre comparando contra igual período del año anterior.

captura-de-pantalla-2016-11-23-a-las-12-25-37

Exportaciones Las exportaciones de vino para los primeros siete meses del 2016 también han experimentado una caída del 10,8% en cantidades en comparación con igual período de 2015. Entre enero y julio del 2016 se exportaron 1.458.501,30 hectolitros. Por su parte los vinos varietales, el principal producto de exportación del sector, ha caído un 10,24% entre enero y julio de 2016 en comparación con igual período del 2015. Asimismo, el acumulado e igual periodo suma 1.209.089,91 hectolitros.

captura-de-pantalla-2016-11-23-a-las-12-34-02

 

Pérdida de Valor

Finalmente ante la baja de las exportaciones y el consumo interno, la forma en que la oferta logra realizarse es disminuyendo su valor con destino a la fabricación de otros productos. En efecto, se produjo un incremento de los despachos de vinos a destilería en un 52% acumulado entre enero y julio de 2016 comparado con el mismo período de 2015, mientras que el despacho de vinos a fábrica de vinagre creció un 78,6% en igual período. Triste cosecha La cosecha de uva del año 2016 ha sido la más baja en diez años, esto se verifica en que se han cosechado 17.444.977 quintales contra 24.155.712 en 2015, lo que implica una caída del 27,8%.

captura-de-pantalla-2016-11-23-a-las-12-35-16

Esta baja en la producción impacta de forma distinta en los productores vitivinícolas. Mientras que los más pequeños y con menor capacidad financiera venden la uva a precios que no pueden cubrir sus costos, los grandes que detentan un mayor acceso al financiamiento, pueden conseguir mejores precios.

A su vez, los productores pequeños y más retrasados tecnológicamente suelen producir uvas genéricas, tales como las denominadas cereza y criolla grande, que son uvas que poseen mayor rendimiento que las denominadas varietales, por lo que el productor cubre en parte sus costos con un mayor volumen de venta.

Por su parte los productores viñateros, producen en un mercado oligopsónico donde pocas empresas concentran la mayor cantidad de demanda haciendo valer sus condiciones e imponiendo precios de mercado menores a los de equilibrio.

En 2016, al bajo rendimiento de las uvas genéricas se le ha sumado que la conocida cuota Mosto se ha fijado en 20%, lo que obliga a que los productores destinen ese porcentaje de su cosecha a la elaboración de mosto. La uva que se utiliza para mosto posee un menor valor que la uva que se destina a vino, por lo que el precio, que debería subir considerablemente en un año de menor rendimiento, no se elevó todo lo que pudo.

 

Análisis de Costos

Se calculó el costo por hectárea de producir uva genérica, en este caso “criolla grande”.

 Precio uva criolla por kg.: $2,-

 Rendimiento por kg/ha: 22.000,-

 Estructura: Parral sin malla anti granizo

captura-de-pantalla-2016-11-23-a-las-12-37-01

Con estos precios, la rentabilidad de los productores es negativa en $4.427,60.- por ha. en el modelo que no posee caída de producción, y de $13.007,60.- en el caso de una merma de 27% en la cosecha. Esta situación, si no es atendida, puede generar quebrantos llevando a una mayor concentración en la tenencia y/o producción de los viñedos.


III. Complejo de frutas de pepita. Peras y Manzanas del Alto Valle.

El pasado 23 de agosto un centenar de productores frutihortícolas protestaron regalando fruta en Plaza de Mayo, generando en pocas horas un hecho político que permitió instalar la dura problemática del complejo regional en la agenda nacional. En efecto, los productores denunciaron que son más de 2000 los que se encuentran en “situación de quebranto” y peligran 60.000 puestos de trabajo.(4)

La difícil situación que atraviesa la producción de frutas de pepita en el Alto Valle de Rio Negro confronta directamente con las promesas de reactivación que se efectuaron a fines de 2015, cuando la devaluación y la eliminación de los derechos de exportación eran la forma de devolver competitividad a las economías regionales. Por el contrario, a partir del análisis de la evolución de los precios y las exportaciones se verifica que no han aparecido las soluciones a los problemas que presenta el sector.

Exportaciones

Las exportaciones, lejos de experimentar una recuperación, volvieron a exponer una retracción explicada por la inelasticidad al tipo de cambio en un contexto de demanda internacional contractiva. La caída de las exportaciones durante los primeros meses de 2015 estuvo relacionada con cierre del mercado brasilero y la devaluación de la moneda rusa, que complicó las exportaciones hacia ese país. Este año, 2016, estos dos grandes mercados para las frutas de pepita argentinas siguen mostrando debilidad. Las exportaciones a Rusia en el primer semestre experimentaron una merma de 54,8% respecto de 2015 y de 65,19% respecto de 2014. Por su parte las exportaciones del complejo a Brasil mostraron una contracción de 15,76% y 34,97% respecto de los mismos períodos. (5)

captura-de-pantalla-2016-11-23-a-las-12-48-56


4 http://www.rionegro.com.ar/region/productores-protestan-en-plaza-de-mayo-regalando-fruta-KX1022941 5 Fuente: Elaboración CEPA en base a SENASA

Es importante destacar que, en condiciones normales, el destino total de la producción de manzana se dirige en un 21% para la exportación y el resto se divide entre el mercado interno y la fruta destinada a la industrialización, la cual posee un precio sensiblemente inferior al de los dos primeros destinos. Por su parte, la pera se destina en un 60% a la exportación – nuevamente, en condiciones normales de mercado-, y el resto se divide entre el mercado interno y el sector industrial.

Una singularidad que presenta este primer semestre en el complejo de frutas de pepita es la aparición de las importaciones. Si bien los montos son reducidos, su crecimiento no es menos preocupante dado el serio problema que yace en la debilidad de la demanda externa e interna. En el primer semestre del 2016 se importaron 157 toneladas de peras y manzanas contra 23 de igual período de 2015. Esto implica un crecimiento del 582%.

 

El problema de la concentración

La alta concentración en pocos productores y empresas, tanto en materia de exportación como en producción y empaque, inciden en una asimétrica distribución de la renta que afecta al eslabón más débil, el productor. Expresión paradigmática de esta situación es la pérdida del seguimiento y destino de la fruta por parte del pequeño productor una vez que entrega su producción, quedando sujeto a la decisión de los eslabones más importantes de la cadena. Los productores de frutas de pepita que poseen hasta 50 hectáreas representan 95,2% de la cantidad total de productores, pero sólo concentran 55,9% de la superficie declarada. Mientras que los productores de más de 50 ha representan 4,8% en cantidad y concentran 44,1% de la superficie declarada.

captura-de-pantalla-2016-11-23-a-las-12-52-30

A su vez, también se manifiesta una importante concentración en los empacadores de fruta en fresco. Los que reciben más de 10.000 tns. representan el 23%del total de los empacadores.

 

Precios de góndola y al productor: una evolución diferencial

La radiografía de la concentración sectorial –en sus distintas etapas- determina una desigual distribución de la renta, dado que se traduce en diferentes capacidades de acumulación y de fijación de precios a lo largo de la cadena. En efecto, no sólo el perjuicio al productor tiene lugar por caída de las cantidades comercializadas (por menores ventas tanto afuera como al mercado interno) sino además por menores precios. Desde diciembre de 2015 se manifiesta un marcado aumento de los precios de la fruta al mercado interno mientras que se evidencia un virtual estancamiento de los precios al productor.

captura-de-pantalla-2016-11-23-a-las-12-54-38

En el caso de la manzana, el precio en góndola se incrementó de 31,40 a 35,52 pesos el kilo en diciembre de 2015 (un 13%), en enero se elevó a 38,93 (9,6%), febrero a 40,95 (5,18%) y marzo a 45,25 pesos el kilo (10,5% de aumento). En contraste, el precio al productor de manzana sólo aumentó un 1% en diciembre de 2015, un 5,6% en enero y 0% en febrero, para caer sustancialmente en marzo un 15,63%. Se evidencia, sólo observando el periodo diciembre 2015-marzo 2016, que la transferencia desde los pequeños hacia los grandes intermediarios de la cadena fue significativa, y no ha sido revertida en los últimos meses. Hacia julio 2016 el precio de la manzana en góndola era 2,56 veces el precio al productor, brecha levemente más baja que en marzo (2,82 veces), pero sin dudas más elevada que la existente en noviembre de 2015 de 1,76 veces.

captura-de-pantalla-2016-11-23-a-las-12-55-28

Similar situación se refleja en el caso de los productores de pera, con un incremento de la brecha entre precio de góndola y precio al productor. Si la misma era de 2,62 veces en noviembre 2015, ascendió a 2,8 en marzo, se agudizó a 4,61 veces en mayo, para finalizar el periodo en 2,69 veces en el mes de julio.

En definitiva, vemos que las asimetrías entre grandes y pequeños actores en la cadena nuevamente se imponen como variables sobredeterminantes en el análisis del complejo regional. En este sentido, una de las exigencias centrales de los productores ha sido la mayor regulación del complejo, colocando por parte del Estado un precio mínimo y avanzando en el control de márgenes de la cadena.


 

IV. Complejo lácteo

Al igual que la modalidad de reclamo de los productores frutihortícolas de Rio Negro, los tamberos de la cuenca lechera de Santa Fe, Córdoba y norte de la provincia de Buenos Aires anunciaron una protesta en Plaza de Mayo con entrega de leche de manera gratuita.

Cabe señalar que, como precedente, existió una importante manifestación el 3 de agosto en Rafaela a la vera de la ruta 34, en reclamo de la recomposición del precio de la leche y más transparencia en la cadena de valor.“Vivimos una crisis profunda en el sector que se va agravando. El gobierno debe tomar medidas”, indicó Orlano Marino, de la Federación Agraria Argentina (FAA) y para Marcelo Aimaro de la Mesa de Productores lecheros de Santa Fe: “La plata que nos falta a los productores está en la cadena”.6 Es claro que la principal problemática que afecta al sector tiene que ver con las dificultades de los tamberos, especialmente los pequeños, para sostener la rentabilidad del negocio dado el incremento de los costos –entre ellos, de las tarifas- y la nuevamente asimétrica distribución de la renta sectorial.

“Necesitamos un precio justo. No hay enemigos en la cadena de producción. Pero hay sachets de leche descremada que se cobran entre $14 y $15 cuyo costo para la empresa que los produce es de $2”, sostuvo recientemente Juan Manuel Otero, representante de la Agrupación de Tamberos Argentinos. También señaló en referencia al impacto de la concentración oligopólica en la industria: “El manejo neoliberal que están haciendo de la producción lechera, no tiene nombre, quieren hacer quebrar a todas para quedarse con el mercado, es muy complicado el panorama”7 . El complejo lácteo se caracteriza por una estructura primaria atomizada y dispersa, frente a un sector industrial concentrado y estratificado. A la concentración en la producción, donde el 8,8% de los tambos que producen más 6000 litros por día y representan el 32,4% de la producción de leche se adiciona la concentración en la etapa de industrialización, donde la cantidad de establecimientos asciende a 912, pero también manifiestan heterogeneidad. Así es como 20 usinas lácteas de ese total procesan el 80% de la leche, 3 de ellas procesan el 40% de la leche total y las 2 principales empresas procesan un tercio de la leche cruda. Las usinas, además, controlan precios de compra e imponen pautas tecnológicas a los tambos mediante pagos diferenciales por calidad y cantidad de leche procesada. Por ende, los principales conflictos residen en el limitado poder de negociación de los productores lácteos frente a los procesadores de leche, que en algunos casos tienen cadenas integradas como Sancor o La Serenísima.

Primeramente cabe señalar un factor precio de carácter internacional. La caída del precio internacional de la leche en polvo entera, principal producto lácteo de exportación argentino, registra un descenso acumulado del 58,6% desde que comenzó la crisis láctea mundial, en febrero de 2014. Esto está explicado en parte por una sobreproducción de Nueva Zelanda y una retracción de las importaciones por parte de China. En el mes de julio del corriente año se registra un descenso del 4,2% en el precio internacional de la leche en polvo entera respecto al mes de junio, ubicándose en U$S 2.070,50 por tonelada. El precio del último mes se ubica de esta manera por debajo del promedio del primer semestre del año, lo cual marca la continuidad de la crisis internacional en el sector.


6 https://www.rosario3.com/noticias/Tamberos-regalan-leche-a-modo-de-protesta-en-Rafaela-20160802- 0032.html  http://radiocooperativa.com.ar/juan-manuel-otero-es-una-medida-que-le-da-un-aire-necesario-al-pequenoproductor/


captura-de-pantalla-2016-11-23-a-las-12-58-49

Por otro lado, el precio promedio de la leche cruda –que es el recibido por el productor lácteoinformado por la industria argentina en julio de 2016 fue de $ 4,20 por litro, implicando un incremento interanual del orden del 36,8%. Desde el mes de enero del corriente año, se registran incrementos mensuales constantes en el precio promedio de la leche pagada al productor. Luego de un primer trimestre con leves incrementos, los meses de abril y mayo presentan un aumento más pronunciado, registrándose una suba intermensual promedio de 15,8%, entre marzo y abril y de 18,3% entre abril y mayo. El precio promedio registrado en el mes de julio muestra una desaceleración de estos incrementos, registrándose una suba intermensual del 4% respecto a mayo.

Esta dinámica de aumento de precios se explica principalmente por las condiciones climáticas que generaron un descenso de la producción. En este sentido, las fuertes lluvias que afectaron a las cuencas lecheras de Entre Ríos, Sur y Centro de Santa Fe, Noreste de Córdoba y Villa María, permiten estimar una continuidad en este aumento de los precios pagados por la industria, ante las dificultades de abastecimiento que se esperan para los próximos meses.

captura-de-pantalla-2016-11-23-a-las-12-59-42

Relación Insumo Producto

La relación insumo producto, precio kg maíz/ precio litro de leche, se mantuvo favorable a esta última desde julio de 2013 hasta octubre de 2015. A partir del mes de noviembre de 2015 la relación se invierte a favor del maíz.

captura-de-pantalla-2016-11-23-a-las-13-00-17

Este comportamiento es explicado por una mayor suba de los precios del maíz con respecto a la leche cruda. Desde noviembre de 2015, el precio de la leche pagado al productor presenta un incremento del 61,5%, mientras que el precio del maíz creció un 117% en el mismo período. Si bien desde marzo en adelante se produce una recuperación del precio de la leche (en términos nominales), también aumenta el precio del maíz, mejorando la relación pero siendo aun claramente favorable a este último. Vale indicar, de todas formas, que en virtud de la elevada cosecha en EEUU se estima una caída del precio internacional del maíz para los próximos meses, lo cual redundará en una mejora de este índice.

captura-de-pantalla-2016-11-23-a-las-13-01-08

La información sobre el total de leche cruda producida por los tambos se construye a partir de lo informado por las industrias en el Sistema de Pago por Calidad. De acuerdo con estos datos, a pesar de las dificultades manifestadas por el conjunto de los actores de la cadena, en el año 2015 se superó la producción de los años anteriores, con un total de 7.899 millones de litros. Esto representó un incremento de la producción del 4,5% respecto a 2014 y del 1% en comparación a 2013. Por su parte, si se compara en relación a los primeros siete meses, 2016 es el año de menor producción de los últimos cuatro, presentando una disminución de la producción del 12% respecto al mismo período del año 2015.

Precio al consumidor

Si se toman como referencia los tipos de leche fluida más representativos de las marcas Sancor y La Serenísima, se registra una diferencia promedio del 457% respecto del litro pagado al productor.

captura-de-pantalla-2016-11-23-a-las-13-02-57

captura-de-pantalla-2016-11-23-a-las-13-03-01

Entre fines del mes de julio y los primeros días de agosto se hizo evidente una reducción de la oferta de manteca en los supermercados, que dio lugar a una controversia entre los representantes de la industria láctea y funcionarios del Ministerio de Agroindustria. De acuerdo con el ministro Buryaile la falta de manteca se explica por la decisión de los empresarios del sector de orientarse a la producción de queso por su mayor rentabilidad.8 El Centro de la Industria Lechera (CIL), cámara que nuclea a las empresas más importantes de la industria láctea, respondió al ministro responsable de coordinar la política para el sector que la reducción de la producción de manteca responde a la reducción de la producción de leche cruda.9

En este sentido, tal como se ha planteado, los propios datos de la Subsecretaría de Lechería de la Nación muestran que siete meses de 2016 fueron los de menor producción de los últimos 4 años. Las condiciones climáticas agravaron la precaria situación del sector, que se encontraba ya afectado por la crisis internacional, lo cual condiciona las estrategias empresariales.

A pesar de la posible orientación de la industria hacia los productos más rentables, lo cual exigiría comparar estructuras de costos y tener en cuenta las formas de elaboración de los subproductos, como la manteca, lo que sí puede reconocerse es la ausencia de políticas que estimulen la producción y el consumo interno en un contexto de caída de los precios internacionales y aumento de los precios a nivel local. La continuidad de la crisis en el sector y los consecuentes reclamos de los actores que lo componen llevaron a extender la compensación a los tamberos.

En febrero de 2016 se creó el Régimen de Compensaciones para Productores Tamberos, y fue renovado en el mes de mayo. La diferencia de esta política de compensaciones con el régimen anterior, es que se extiende el subsidio a $0,40 por litro de leche por los primeros 3.000 litros a todos los productores, sin discriminar por su escala de producción, cantidad de vacas o extensión de la unidad productiva.

Sin incentivar la producción, esta compensación habilita la transferencia de recursos a grandes productores, quienes obtienen una mayor participación sobre el total de subsidios otorgados al sector. En un contexto de aumento de los costos de producción que no llega a cubrirse con el incremento del precio de la leche, pérdidas ocasionadas por el clima y continuidad de la crisis internacional, esta política tiende a favorecer el proceso de concentración en la producción primaria de leche.

En este sentido, si bien no se cuenta con registros precisos al respecto, la Mesa de Productores de Leche de Santa Fe (MEPROLSAFE) alertó sobre el cierre de más de 300 tambos en la provincia10, mientras que el CIL indicó que entre 400 y 500 tambos suspendieron su producción en Santa Fe y Córdoba11 .


8 http://www.ambito.com/849260-buryaile-admite-que-faltara-manteca http://www.infortambo.com/web/detalle-base/El-CIL-explica-la-faltante-de-manteca.cnt/17303830/ 10 http://www.portalechero.com/innovaportal/v/10310/1/innova.front/argentina:-cierran-tambos-y-las-vacasvan-a-faena.html 11 http://www.portalechero.com/innovaportal/v/10351/1/innova.front/argentina—inundaciones:-hay-casi-500- tambos-menos-en-produccion.html


V. Complejo porcino

La situación de los productores porcinos se encuentra fuertemente condicionada no sólo por los aumentos de los costos sectoriales reflejado en el incremento del precio del maíz (insumo indispensable para el ganado) y por los aumentos tarifarios, sino además por la apertura importadora. Ya en el mes de mayo los productores exigieron al gobierno nacional que “de forma urgente frene” las importaciones de productos elaborados y carnes congeladas provenientes de Brasil, España y Dinamarca.12

El autoabastecimiento de carne porcina: una meta en retroceso Aunque no ocupa el primer lugar en la preferencia de los consumidores argentinos, el consumo de carne porcina manifiesta un crecimiento sostenido, habiendo pasado de menos de 5 kg/hab/año en el año 2002 a casi 14 kg/hab/año en 2016. Para acompañar el aumento del consumo, la producción también experimentó un incremento importante.

Ya desde el año 2012 se registra que la producción logra abastecer el consumo interno, llegando incluso a superarlo en el año 2014. Esta dinámica indica que las condiciones están dadas para el abastecimiento de la demanda interna con producción nacional.

captura-de-pantalla-2016-11-23-a-las-14-44-20

A la par que se registra el aumento de la producción nacional, las importaciones de productos porcinos vienen reflejando un fuerte descenso, acompañado por un aumento de las exportaciones.


12 http://www.ambito.com/839215-productores-porcinos-piden-freno-a-la-importacion-de-carne


captura-de-pantalla-2016-11-23-a-las-14-51-42

La evolución del período 1997-2014 conjugada con la tendencia del mercado mundial y regional permitió una relación entre toneladas de importaciones y exportaciones más equilibrada. Pero este proceso experimentó una modificación de la tendencia a partir de 2016 retornando a la etapa previa, impulsado por la caída de las exportaciones y el significativo aumento de las importaciones.

captura-de-pantalla-2016-11-23-a-las-14-52-28

captura-de-pantalla-2016-11-23-a-las-14-52-59

Finalmente, y manifestando una similitud con el análisis efectuado en el complejo lácteo, se constata que la relación entre el precio capón y el mix de 5kg de maíz y 2kg de soja (proxy del alimento del cerdo) permite observar cual es la incidencia del precio de los principales componentes de una ración, ante variaciones en el precio del capón. La relación se hace favorable cuando el precio del mix se encuentra por debajo del precio pagado por kg de capón, obteniéndose un mayor ingreso cuando la relación se hace cada vez más positiva. Si tomamos los valores de enero de 2015 la relación es positiva con una diferencia de $5 en el caso del capón tipificado y $3,60 para el capón general. La evolución muestra una marcada tendencia favorable desde julio de 2014, pero se invierte a partir de la devaluación del peso, generando una situación tremendamente crítica para el productor porcino.

Vale indicar, de todas formas, que en virtud de la elevada cosecha en EEUU se estima una caída del precio internacional del maíz para los próximos meses, lo cual redundará en una mejora de este índice.

captura-de-pantalla-2016-11-23-a-las-14-53-51


VI. Complejo avícola

Los productores de pollo también han manifestado sus reclamos producto de la creciente inviabilidad de las granjas avícolas, dados los incrementos de costos tarifarios y la apertura importadora. En el mes de abril ya se manifestaban las dificultades: “el problema hoy es que hay insumos que deben pagar para mantener la granja que están en dólares y provienen de Brasil y de Holanda. Se trata de calefactores, comederos, bebederos y cortinas. (…) Se duplicaron esos precios, pero el aumento por kilogramo de pollo que recibieron no supera el 18%”.13 El consumo de carne aviar ha venido creciendo de manera significativa desde 2002, posicionándose como la segunda opción proteica de origen animal luego de la carne vacuna.

Desde aquel año, el consumo se incrementó desde los 18 kg/hab/año a los 43 kg/hab/año correspondiente al promedio del año 2015, marcando este último un nuevo record. No obstante, en el primer semestre de 2016, el valor promedio retrocedió un 7% a 40 kg/hab/año en comparación al mismo período de 2015. En cuanto al consumo per cápita de los principales productos de sustitución, la carne vacuna siguió el mismo camino que la aviar y disminuyó un 7,5%, desde 59.4 a 55 kg/habitante/año durante el primer semestre, mientras que el consumo porcino se incrementó 24% pasando de 11,3 a casi 14 kg/habitante/año.

captura-de-pantalla-2016-11-23-a-las-14-54-29

La caída del consumo del 7% para el primer semestre de 2016 en comparación con el año anterior coincide con el punto de inflexión creciente del precio minorista del pollo durante el mes de diciembre de 2015. Durante este mes de diciembre se sucedió el efecto combinado de la devaluación del peso y la quita de los derechos de exportación de varios de los commodities de


13 http://www.unoentrerios.com.ar/productores-pollos-afirman-que-les-pagan-debajo-del-costo-n960474.html


origen agropecuario, entre los que se destaca la quita del 100% del impuesto por la exportación del maíz. Este cereal tiene una fuerte correlación con el precio del Kg de pollo, debido a que es el principal componente de los costos de producción en el eslabón primario (60% aproximadamente). Las dos medidas tomadas por el gobierno a fin del año 2015 generaron un aumento del precio interno del maíz de 125%, que significo –en con otras variables- el crecimiento del precio en las góndolas del kg de pollo (precio minorista) en un 29,37%, desde $26,28 en noviembre de ese año a $34 para el promedio entre diciembre-junio.

captura-de-pantalla-2016-11-23-a-las-14-56-19

captura-de-pantalla-2016-11-23-a-las-14-57-07

Durante el período enero–agosto de 2015 la relación insumo producto tuvo un comportamiento decreciente en favor del precio del kg de pollo, manteniéndose luego este índice de forma constante hasta fin de ese año. Inversamente, durante los primeros 5 meses de 2016, el índice toma una posición alcista como resultado del mayor aumento del precio del maíz (125%) en relación al aumento del precio de pollo mayorista (18,7%) en comparación con noviembre de 2015.Vale indicar, de todas formas, que en virtud de la elevada cosecha en EEUU se estima una caída del precio internacional del maíz para los próximos meses, lo cual redundará en una mejora de este índice.

captura-de-pantalla-2016-11-23-a-las-15-03-59

Como resultado de la retracción del consumo interno desde diciembre a esta parte y de precios costos elevados que perjudican la rentabilidad del productor aviar, la producción de carne aviar, estimada a partir de la faena en establecimientos con habilitación de SENASA, provincial y municipal, disminuyó 7,5% durante el período enero-junio 2016, con respecto al mismo período del año pasado, totalizando 917mil toneladas (versus las 991mil toneladas en 2015).

captura-de-pantalla-2016-11-23-a-las-15-01-54

captura-de-pantalla-2016-11-23-a-las-15-05-13

La disminución en la producción en el primer semestre de 2016 se debe a la merma en la cantidad de cabezas faenadas, que disminuyeron en un 8.2%, al pasar de 369,7 millones de toneladas en el primer semestre de 2015 a las 339,4 millones en la primera mitad del presente año. En lo que refiere a la distribución geográfica, durante el primer semestre de 2016 la faena de aves habilitada por SENASA se distribuyó mayoritariamente en las provincias de Entre Ríos y Buenos Aires, concentrando ambas el 83%. El 17 % restante se reparte entre: Santa Fe, Córdoba, Río Negro, Mendoza y Salta.

Comparando con el año 2015, ocurrió una disminución considerable de la faena en las cuatro provincias más importantes en cuanto a la actividad. Entre Ríos fue la más perjudicada, disminuyendo un 31,4% entre períodos de años (pasando de 171.9 millones a 117,9 millones de cabezas), Bs. As decreció en la faena en un 20,4 % (pasando de 143.4 millones a 114 millones de cabezas), en tanto que Córdoba y Santa Fé disminuyeron la actividad en 10,7 y 6,7% respectivamente (pasando de 15,5 a 13,8 millones para la primera y desde 17,3 a 16,2 millones para la segunda provincia mencionada).

 

Comercio externo de carne aviar

Las exportaciones de origen aviar para el primer semestre de 2016 disminuyeron 15% con respecto al mismo período del año anterior, pasando de 106.891 toneladas a 125.658 toneladas. En el caso de las importaciones, se evidenció un incremento significativo de la extranjerización de productos avícolas en las góndolas de los argentinos. Ingresaron al país 8.764 toneladas de productos avícolas en el primer semestre contra las 3.868 toneladas evidenciadas en el año anterior, lo equivale a un aumento de 127 %.

captura-de-pantalla-2016-11-23-a-las-15-06-16

La comparación del comercio exterior entre el primer semestre de 2016 y el correspondiente al 2015, es particularmente significativa al detallar la situación de las carnes frescas (pollo entero, trozado y procesado). El principal producto de origen aviar para consumo humano tuvo una caída de las ventas al exterior del 25% entre períodos analizados, mientras que las importaciones fueron un 440% superior en los primeros seis meses de 2016.

Las importaciones de carne fresca desde Brasil aumentaron de 356 a 1925 toneladas. Las exportaciones de este producto se incrementaron de forma significativa tanto hacia el mercado chino (715%), como así también a Singapur y Omán (85 y 75%, respectivamente); pero cayeron con destino a los principales mercados en cuanto a los volúmenes demandados, como ser Chile (-27%), Arabia Saudita (-79%), Emiratos Árabes Unidos (-58%), Sudáfrica (-39%), entre otros importantes. Se puede observar asimismo, que Venezuela no importó carnes a su mercado interno durante 2016, pero tampoco lo hizo en el segundo semestre de 2015. Más allá de eso, las 6.789 toneladas de carne que difieren entre años no ayudarían a contrarrestar la caída en las exportaciones del presente año.

Por su parte, las importaciones de harinas con destino a la alimentación animal siguieron el mismo camino que las carnes y se incrementaron 92%.

captura-de-pantalla-2016-11-23-a-las-15-07-42

El impacto del aumento tarifario en el complejo avícola El complejo avícola contiene la particularidad que el sector de engorde y de postura (huevos) es intensivo en energía eléctrica ya que requiere de iluminación constante que incremente la productividad de los mismos, por lo que la suba de las tarifas de energía impacta fuertemente. 33 A continuación se presenta un gráfico con la relación entre el precio de la tarifa eléctrica y el kg de pollo mayorista para una pyme avícola del norte de Buenos Aires. A partir de Febrero de 2016 el índice se incrementa fuertemente incrementando los costos en este rubro y comprimiendo los márgenes de rentabilidad de la actividad 14 .


14 En Buenos Aires, para los clientes de Edenor la suba de la tarifa eléctrica en 2016 para una pequeña empresa fue de 359%, para una mediana de 356% y para una gran empresa de 486%, mientras que para los clientes de Edesur para una empresa pequeña fue de 315%, una mediana 391% y una grande 387%.

captura-de-pantalla-2016-11-23-a-las-15-08-40

VII. Complejo citrícola

“El cambio de gobierno en Argentina repercutió de forma importante en la industria agrícola, y en cuanto a la temporada de cítricos ya comenzó la exportación de esta Campaña, en un clima totalmente diferente al de la última década. Necesitamos una política activa de negociación de aranceles en el exterior, con tratados de libre comercio en lo posible”. Estas fueron las palabras del presidente de la Federación Argentina del Citrus (FEDECITRUS) José Carbonell, al presentar en el mes de mayo el informe anual estadístico de la campaña 2015 y la estimación para el presente año.

El deseo del titular de esa institución por acceder a una libertad comercial sumada a la necesidad imperiosa de que EE.UU permita el ingreso de nuestros limones a su mercado doméstico, tiene como contracara el aumento considerable de las importaciones de fruta fresca, que genera una competencia desleal hacia los productores locales. La falta de acceso a créditos blandos para el sector y el hecho que los costos de producción del kg de cítricos se encuentre por debajo de lo que recibe el productor, coloca a la producción citrícola entre las economías regionales más afectadas por las políticas de la actual gestión nacional. La producción citrícola es la más importante de las producciones de frutas del país. Le siguen las frutas de pepita (manzanas y peras), de carozo (duraznos, ciruelas, pelones y cerezas), uva de mesa y arándanos. De allí la importancia de esta producción dentro de las economías regionales en la provisión de alimentos para el país y el mundo, en la mano de obra directa e indirecta que emplea y en las divisas que genera para nuestra economía nacional.

Con respecto al nivel de ocupación, el sector cuenta con alrededor de 5300 productores, 440 empaques de frutas para mercado interno, 112 empaques para exportación, 20 plantas industriales, y alrededor de 100 mil empleos directos.

El INTA estima que la producción total de cítricos 2016 bordeará las 2.600.000 toneladas, de las cuales 1.600.000 serían de limón con destino al mercado nacional e internacional.

captura-de-pantalla-2016-11-23-a-las-15-11-04

La producción de las frutas cítricas en Argentina disminuyó entre los años 2014 y 2013 un 8,1%. También había evidenciado un retroceso de 2,5% entre 2013 y 2012 y de 19,9% entre 2011 y el 2012. En efecto, la fuerte caída desde el año 2011 (luego de un crecimiento interanual de 41,2%) es producto de heladas que impactaron negativamente en los rendimientos productivos.

a

La mayor producción de cítricos durante el año 2015 en comparación con 2014 (6,4%) tuvo lugar gracias a un incremento del 60% en la producción de limón, quedando esta producción como la más importante en el sector y siendo el pilar que impulsa al sector citrícola.

Importancia mundial

b

7

Las principales regiones productivas son el noroeste argentino (Tucumán, Salta, Jujuy y Catamarca) con un 68% y el noreste argentino (Entre Ríos, Corrientes, Misiones y Buenos Aires) 31,45%. El resto contempla al 3% de la producción (Chaco y Formosa).

captura-de-pantalla-2016-11-23-a-las-15-16-57

El sector citrícola es una de las tantas producciones regionales que sigue con la tendencia importadora, al igual que en el sector frutícola de pepitas (manzanas y peras). Las importaciones totales de cítricos aumentaron un 660 % al comparar el primer semestre de 2016 con el mismo período de 2015, mientras que las exportaciones registraron un aumento ligeramente superior entre años, al incrementarse en apenas un 0,72%.

La exportación total de cítricos en el año 2016 pudo ser mayor debido a un incremento del 26% en las exportaciones de limón (principalmente al mercado europeo), ya que por otro lado la exportación de cítricos dulces (naranjas y mandarinas) tuvieron una merma importante entre años, al caer 63% y 32%, respectivamente.

En materia de importaciones, comparando el primer de 2016 con el año anterior, solamente el pomelo tuvo ingresos en el mercado interno en ambos años, ya que el resto de los cítricos registró ingresos solamente en el año 2016. La importación de pomelo se incrementó en un 83%(con ingresos principalmente desde Chile), dejando como insignificante el valor de exportación de este producto. En el primer semestre, la importación de naranjas ascendió a las 3.455 toneladas (principalmente de España), cuando en el mismo período del año pasado no se registraba compras al exterior.

En el caso de la mandarina, fueron 45 toneladas desde Uruguay, una operación que tampoco se había registrado durante el mismo período de 2015. Otra de las importaciones que no había tenido lugar durante el primer semestre del año anterior es la de limón, que registró ingresos por 177 toneladas desde Chile. En el caso de la mandarina y limón no se trata de volúmenes que pongan en riesgo a esos productos, pero llaman la atención en un contexto de depresión del mercado interno.

El factor clave para explicar la suba de importaciones es que los alimentos dejaron de contar con la protección para arancelaria que brindaban las Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación (DJAI) y ahora están bajo el sistema de licencias automáticas de importación, cuyo trámite tiene luz verde en 48 horas.

captura-de-pantalla-2016-11-23-a-las-15-18-19

La caída del 30% en la producción de limones por parte de España repercutió positivamente en las exportaciones de Argentina hacia ese país, quedando aquel como el principal importador de nuestros limones. La principal caída en las exportaciones de naranjas se debió fundamentalmente a los menores envíos a Paraguay, que representó una merma del 84% entre años. De la misma manera, la contracción de las exportaciones de mandarinas se produjo en mayor medida a la caída del consumo de Rusia y la apertura de esta hacia otros mercados en contraestación. Por último, en relación al pomelo se puede decir que los envíos al exterior de son bajos desde el años 2013 en el que se comercializaron más de 1.000 toneladas y actualmente se exportan menos de 100 toneladas.

captura-de-pantalla-2016-11-23-a-las-15-19-12

Como ya se ha mencionado, durante el año 2015 no se registraron importaciones de cítricos a excepción de pomelo, donde en el presente año tomó preponderancia principalmente en los aumentos de volúmenes ingresados desde Chile (161%).

El resto de los productos citrícolas tuvieron ingreso a nuestro mercado doméstico en el presente año, siendo la naranja la que aumento en mayor medida, al ingresar más de 3,5 toneladas en el primer semestre.

 

Ejemplificación de los costos de producción citrícola

La Estación Experimental Agropecuaria Bella Vista en la provincia de Corrientes, realizó sendos informes de costos citrícolas para la presente campaña y la anterior. Se tomó en cuenta una finca citrícola de 20 hectáreas localizada en Bella Vista (provincia de Corrientes). Los rendimientos corresponden a una quinta bien manejada, con 40 toneladas de Naranja Valencia Late por hectárea, 45 toneladas de Mandarina Murcott y 80 de Limón Eureka. En los ejemplos, la inversión inicial se realiza en el año cero, en el cual se adquiere el terreno, se prepara el suelo (desmonte y labranza), se construyen las instalaciones y se implantan los cítricos. El predio comprende 25 hectáreas, por lo cual 5 hectáreas de ese total corresponden a la superficie utilizada por las diferentes instalaciones de la finca. El marco de plantación adoptado es de siete metros entre líneas y cuatro metros entre plantas equivalente a 357 plantas por hectárea en naranja y mandarina y 250 plantas para limón. Se consideran los costos de producción para consumo en fresco en el mercado doméstico.

captura-de-pantalla-2016-11-23-a-las-15-21-23

Los costos para la implantación de una hectárea se incrementaron en alrededor de 34% entre años, tanto para los cítricos dulces como para el limón, al pasar de $128 mil en 2015 a casi $182 mil en 2016 para los primeros, y desde alrededor de $119 mil en 2015 a más de $160 mil en 2016 para la implantación de la hectárea de limón.


15 Para la campaña 2015 se consideró un dólar a $9 (Julio 2015) y los valores consignados incluyen IVA, mientras que para la presente campaña se consideraron los costos a marzo de 2016, con una cotización del dólar a $15, incluyendo el IVA. 16 Entre el 1 y el 4 año de implantado el cítrico se privilegia el crecimiento en vigor de la misa, y entre los 5 y 10 años se maximiza la producción de frutas. Es por ello que se utilizó este último período para calcular los costos. 17Las tareas permanentes se realizan con mano de obra familiar, salvo la cosecha. De acuerdo con la Resolución 12/2015 de la Comisión Nacional de Trabajo Agrario del 27/03/2015, el costo de cosecha de 1 tonelada para el mercado interno es $186.


captura-de-pantalla-2016-11-23-a-las-15-24-05

Los costos de producción del kilogramo de cítricos para mercado interno se incrementaron entre años en un promedio de 41,50%. En el caso de los cítricos dulces, los aumentos fueron del 41,30% y 42,13% para naranja y mandarina, respectivamente. En el caso del limón, el incremento fue de 41,15% entre campañas. A todo esto debe sumarse el costo de flete, que a partir de la suba del gasoil impacta negativamente en la rentabilidad. En el trayecto que recorre la fruta hasta llegar a la góndola se genera un conjunto de distorsiones que suelen multiplicar por varias veces el valor de origen de muchos productos. Esas alteraciones son muy dispares según producto, región y tipo de comercio, pero en general, suelen estar determinadas no sólo por los costos de elaboración, almacenamiento o transporte, sino por comportamientos especulativos de muchos actores del mercado. Hay productos que tienen estacionalidades en determinados meses del año y eso altera las mediciones en ciertos meses. Hay otros donde el traslado de una región a otra incrementa sus costos.


 

Conclusiones Generales

Complejo de Yerba Mate

En el caso de yerba mate, en los primeros siete meses se observaron caídas de producción y exportaciones, manteniéndose el consumo en niveles similares a los últimos dos años. En este sector, caracterizado por una oferta primaria atomizada 18 y comercialización final oligopolizada 19 el conflicto se centra en el precio fijado por el laudo del Ministerio de Agroindustria. El precio se encuentra por debajo del costo fijado por el INYM, planteando los productores la inviabilidad de la actividad.

Dicho laudo aumentó los precios aproximadamente 10% (Tabla Nº 1) pero insuficientes respecto de los aumentos de costos (productos químicos importados, salarios y transporte/gasoil).

Por otro lado, el precio en góndola, como resultado de la devaluación de diciembre último, mostró una evolución por encima de la de los precios al productor. Tal como se indicó en la Tabla Nº 1 estos precios crecieron un 16,40%, es decir, por encima de la recomposición a los productores.

Adicionalmente, la devaluación de la moneda no dinamizó las exportaciones, que cayeron un 35% en el primer semestre respecto del mismo periodo de 2015 (Gráfico Nº 2). Es decir, a pesar del “aumento de competitividad precio de la yerba” vía tipo de cambio y quita de retenciones 20, las exportaciones no aumentaron y, tal como se mencionó anteriormente, dada la alta concentración en la comercialización, el beneficio de la devaluación fue solo para un pequeño sector. Incluso con el nuevo laudo que lleva el kilo de hoja verde a $5,10, no caben dudas que en los primeros tramos de la cadena de producción el atraso en el precio continúa siendo insostenible, a sabiendas que en el eslabón comercial es dónde se dan los mayores márgenes de utilidad en la cadena yerbatera.

Habiendo neutralizado Cambiemos la tarea de precio de referencia de “precios cuidados”, otro elemento importante de este nuevo laudo es el efecto traslado en la cadena de distribución y comercialización cuyo desenlace no será otro que el incremento del precio final de la yerba mate en góndola con fuerte impacto económico por tratarse de un producto de consumo masivo.


18 Casi 18.000 productores (el 75%) poseen entre 0 y 10 hectáreas, 239 establecimientos secaderos y 132 molinos 19 Solo 12 empresas se distribuyen alrededor de 90% del mercado y, de estas, las 5 más grandes concentran más de 50% de las ventas. 20 E&R considera que es del orden del 56%

Complejo Vitivinícola

El análisis del mercado vitivinícola muestra que tanto la producción como el consumo interno y las exportaciones están cayendo. El aumento de costos ha sido un signo característico de la etapa, afectando particularmente el eslabón más castigado que es el de los pequeños viñateros más atrasados tecnológicamente (Tabla Nº 3).

En este año complejo para el sector, el eslabón más castigado es el de los pequeños viñateros más atrasados tecnológicamente, donde a pesar además de los problemas estructurales del sector mencionados anteriormente, sufrieron en 2016 la cosecha más baja en más de una década, una cuota mosto elevada para la magra cosecha, una elevación de los costos financieros, y un aumento de los servicios, donde por ejemplo la electricidad comienza a pesar fuertemente por el costo que generan las bombas de agua para el riego, a lo que se suma una suba en el costo de poda aproximadamente del 30%. La devaluación no ayudó a promover a las exportaciones vitivinícolas, que dependen mayormente de la demanda extranjera y de estrategias de penetración en los mercados externos (Gráfico Nº 4).

El stock acumulado de vino genérico español –aunque de menor calidad al argentino- ha afectado significativamente el comercio de vinos internacional. A su vez, la devaluación ayudo a que las empresas que ya exportaban consigan una renta mayor por algo que realizaban con un tipo de cambio menor. Finalmente, como se mencionó al inicio, el consumo interno disminuyó este primer semestre (Gráfico Nº 3). Dicha caída estuvo relacionada con el impacto sobre el bolsillo que ocasionó la propia devaluación, afectando la evolución del 80% de la producción destinada al mercado interno.

 

Complejo de Frutas de Pepita

Respecto al complejo de frutas de pepita, se observa que los precios al mercado interno continuaron creciendo desde diciembre último, aumentando la brecha entre precio de góndola y precio al productor. (Gráfico 5 y 6). Esto es el resultado de la alta concentración en el funcionamiento de la cadena de producción-industria-exportación. Del mismo modo que en el complejo vitivinícola, tampoco hubo aumento de exportaciones (Gráfico 7) ya que la problemática del sector está relacionada con la demanda: tanto Brasil (en manzanas) como Rusia (en peras) han comprado menos en este primer semestre.

De todas formas, y tal como sucede en otras economías regionales, dada la alta concentración de las exportaciones, la devaluación de la moneda ha favorecido a cinco empresas que manejan el 62% del comercio exterior –y a las primeras 10 con control el 80% del mismo-.

 

Complejo Lácteo

El incremento sustancial de los costos de los productores del sector lácteo en contraste con el leve – y reciente- aumento del precio que éstos reciben perjudicó sustancialmente sus niveles de rentabilidad (Gráfico Nº 10). Entre los principales costos que se incrementaron se encuentra el maíz, insumo para alimentar el ganado. Cabe señalar que se espera una tendencial caída del precio internacional del maíz, como resultado de la elevada cosecha de EEUU, lo que puede redundar en una mejora temporaria de la relación entre el precio de la leche al productor y el precio del maíz.

En este marco, la estrategia del Gobierno pareciera residir en estirar los plazos esperando una caída del precio del maíz, evitando de esta manera intervenir en la cadena productiva y de comercialización lechera. Adicionalmente, como característica del complejo lácteo en el primer semestre, el precio de góndola mantiene un elevadísimo margen sobre el precio de la leche al productor (Tabla Nº 6 a y b). En efecto, en el complejo lácteo tanto pequeños productores como consumidores, los extremos de la cadena, son los más afectados por los márgenes que se apropian los eslabones concentrados.

Finalmente, la devaluación no ayudó a mejorar las exportaciones. Como sucede en el sector vitivinícola o en frutas de pepita, la problemática externa está relacionada con la demanda, y especialmente en este caso responde a la sobreproducción de Nueva Zelanda y a la retracción de las importaciones por parte de China-que incluso han hecho caer el precio internacional de la leche en polvo entera-.

 

Complejo Porcino

El aumento significativo de los principales costos como resultado de la devaluación de la moneda y la quita de retenciones –que impactaron particularmente sobre el precio del maízafectaron la rentabilidad del sector, que ha pasado a tener resultados negativos (Gráfico 16).

Como sucede en el sector lácteo, la estrategia dilatoria del Gobierno apunta a esperar la caída del precio del maíz (como resultado de la elevada cosecha de EEUU), lo que puede redundar en una mejora temporaria de la rentabilidad, pero sin intervenir en la cadena productiva y de comercialización. Junto con ello, el desempeño comercial externo del sector porcino modificó su tendencia: las exportaciones tuvieron un escaso incremento, mientras que las importaciones crecieron sensiblemente (Gráfico Nº 14).

El déficit comercial que se había reducido considerablemente hacia fines de 2015, mostró un incremento sustantivo en el primer semestre de 2016.

 

Complejo Avícola

El consumo interno de carne avícola se resintió en 2016 un 7,5%, y coincide con el punto de inflexión creciente del precio minorista del pollo durante el mes de diciembre de 2015 (Gráfico Nº 17). Es decir, la retracción de debe a la pérdida del poder adquisitivo. El aumento de los precios minoristas de más del 29%, hizo que la proteína animal sea reemplazada hacia el mayor consumo de carne porcina durante el primer semestre.

En virtud de la devaluación del peso y la quita de los derechos de exportación, el maíz, principal componente de los costos de producción en el eslabón primario (60% aproximadamente y con una fuerte correlación con el precio del Kg de pollo, generaron un aumento del precio interno del maíz de 125%, afectando sensiblemente los costos de producción (Gráfico Nº 19). Aquí también la caída del precio internacional del maíz significaría una reducción de costos a los productores por características exógenas, sin política pública sectorial mediante. A pesar de la devaluación, el comercio exterior tuvo un cambio brusco en comparación con el año anterior.

Las exportaciones cayeron 15% en cantidades, pero en el principal producto de origen aviar para consumo humano (carnes frescas), las ventas al exterior cayeron 25% en el primer semestre. Las importaciones evidenciaron un incremento del 127% entre el primer semestre de cada año. Si bien resulta significativo, continúan representando menos del 10% de las exportaciones en toneladas (Tabla Nº 7). Finalmente, el sector avícola es intensivo en energía eléctrica, por lo que la suba de las tarifas de energía impacta fuertemente.

La relación entre el precio de la tarifa eléctrica y el kg de pollo mayorista ha aumentado sustancialmente afectando los costos en este rubro y comprimiendo los márgenes de rentabilidad de la actividad (Gráfico Nº 23).

 

Complejo Citrícola

El sector citrícola es una de las tantas producciones regionales que sigue con la tendencia importadora. Estas han aumentado un 660% al comparar el primer semestre de 2016 con el mismo período de 2015. Asimismo, a pesar de la devaluación las exportaciones registraron sólo un ligero aumento de apenas un 0,72%. Incluso, las exportaciones totales de cítricos en el año 2016 se vieron beneficiadas por el incremento del 26% en las exportaciones de limón (principalmente al mercado europeo) como resultado de la caída de la producción de España. El resto de las exportaciones de cítricos dulces (naranjas y mandarinas) tuvieron una merma importante entre años, al caer 63% y 32%, respectivamente. Finalmente, cabe agregar que los costos de la actividad han aumentado más de 40% interanual por lo que la rentabilidad del sector se ve seriamente afectada.

 

Tal como se muestra en cada complejo regional, la devaluación del tipo de cambio y la quita de retenciones no han dinamizado las exportaciones. En general, los problemas están relacionados a la demanda, y no a la competitividad del tipo de cambio, tal como fue diagnosticado por la actual gestión desde antes de asumir en diciembre último.

Asimismo, el efecto precio resultante de la alteración del tipo de cambio, solo favoreció a un puñado de exportadoras dejando afuera –y en algunos casos directamente perjudicando, como a los productores del sector porcino, avícola o lácteo- a la amplia mayoría de los productores.

En efecto, los productores han soportado el aumento de sus costos derivados de las medidas mencionadas. Sumado a ello, tampoco los eslabones más débiles de las cadenas regionales se vieron beneficiados con los significativos incrementos de los precios a los consumidores finales en el mercado local.

La concentración sectorial determinó una apropiación diferencial de los excedentes. En materia de política pública, estas asimetrías en los márgenes de ganancias como resultado de la concentración en cada uno de los complejos (verdadero problema estructural) no es un tópico abordado.

Quedan cuentas pendientes en materia de reducción de costos logísticos, implementación de políticas de transferencias tecnológicas para los eslabones más débiles y, fundamentalmente, regulación de precios en los distintos eslabones de la cadena. Por ello, y como se verá en el cuadro que se presenta al final del informe, afirmamos que las transformaciones que experimentaron las economías regionales han sido heterogéneas y regresivas. La heterogeneidad implica su diferente impacto según los actores de cada complejo: los actores vinculados a la industrialización y comercialización –al mercado externo e interno- no han registrado la misma evolución que los pequeños productores. En este sentido, el cambio fue regresivo para estos últimos, con serias dificultades en términos de viabilidad económica (que se detallan en a continuación).

 

captura-de-pantalla-2016-11-23-a-las-15-32-40

Referencias:

XX Dificultades graves que requieren políticas públicas de reversión/regulación de la problemática

X Dificultades que afectan con menor intensidad al complejo productivo

Casillero blanco La dificultad no incide directamente en el complejo ·· En estos cinco casos (yerba mate, lácteo, frutícola, avícola y citrícola) la concentración se expresa particularmente en el incremento de la brecha entre los precios de góndola y los precios al productor.


Centro de Economía Política Argentina Director de CEPA: Hernán Letcher Coordinador Equipo de Economías Regionales: Esteban Mancusi Equipo de Economías Regionales: Julia Strada; Juan Manuel Quiroga; Mónica Fauret; Luciano Carciofi; Alejo Reggiardo; Esteban Mancusi; Hernán Letcher.

Comments are closed.