20181003-bblanca-00.jpg

Situación general de los comercios en Bahía Blanca

El principal problema al que se enfrenta el sector comercial es la contracción del mercado interno producto de la pérdida de poder adquisitivo de los salarios, jubilaciones, asignaciones universales y acuerdos de paritarias por debajo de la inflación en estos años.

Además, la destrucción de empleo iniciada por el propio Estado, y seguido por el sector privado, han acentuado tal retracción. Adicionalmente, las medidas de política económica vinculadas a la apertura de las importaciones, aumentos de la tasa de interés y el aumento de las tarifas de servicios públicos(,) profundizan la caída en la rentabilidad de las PyMEs en general.

El presente informe se basa en un relevamiento realizado por el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) a casi 100 comercios pertenecientes a la localidad de Bahía Blanca en el mes de septiembre del presente año. El objetivo principal es estudiar el desempeño de las PyMEs, desde diciembre de 2017, identificando las principales problemáticas que afectan su actividad.

La importancia de este sector en la economía local queda se evidencia por su participación en el total de la actividad económica y su contribución en la generación de empleo, representando el 56% del sector terciario de la economía local (que representa el 70% de todas las PyMEs locales -1-).

Al analizar la matriz productiva local, se destaca el sector terciario, al contar con la mayor cantidad de empresas y sectores vinculados al comercio, los servicios y subsectores vinculados a la intermediación financiera.

Puntualmente, el subsector comercial es uno de los de mayor cantidad de firmas y establecimientos destacándose la venta de autos, camiones y motos, venta de repuestos, venta de combustibles al por menor, comercio mayorista y comercio minorista, en el que se destaca la presencia de supermercados e hipermercados, verdulerías y fruterías, carnicerías, pescaderías, farmacias, locales de venta de indumentaria y calzado, artículos para el hogar, iluminación, muebles, materiales de construcción, ferreterías y pinturerías, librerías, insumos informáticos, relojerías y joyerías, jugueterías y artículos deportivos, equipos informáticos, de audio y televisión, entre otros.

En el mismo sentido, uno de los subsectores más difundidos tiene que ver con los servicios, en los que se pueden mencionar a los bancos, empresas de seguros, prepagas, servicios inmobiliarios, servicios profesionales y de publicidad, jurídicos y notariales, contables, de arquitectura e ingeniería, empresariales, informáticos y alquiler de maquinaria y equipo. Además, se puede mencionar a los hoteles y restaurantes, empresas vinculadas al transporte, las comunicaciones, etcétera.


Universo comercial bahiense

A partir de casi el centenar de relevamientos completados, la distribución sectorial, evidenciada en el gráfico 2, indica una fuerte participación del sector de alimentos y bebidas, equivalente al 45,6%. Vale la pena señalar que dentro de este sector se incluyen almacenes y despensas, verdulerías, carnicerías y kioscos. El segundo sector más representativo es el vinculado a los comercios de indumentaria y textil (incluye blanquería) representando 14,4% de la muestra. Le siguen electrónica y artículos para el hogar (6,7%), calzado y marroquinería (5,6%), amoblamiento y decoración (5,6%), esparcimiento (3,3%), locales comerciales vinculados al sector automotor (2,2%) y ferreterías (2,2%), entre otros.


Evolución reciente de los ingresos

Comprender la situación de los ingresos resulta fundamental para hacer una evaluación respecto de la dinámica del consumo, para tal motivo se repasará la evolución de tres indicadores: la jubilación mínima, el Salario Mínimo Vital y Móvil (SMVM) y de la Asignación Universal por Hijo (AUH) (2).

En el primer caso, contemplando la evolución del del IPC-INDEC y del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM), el haber jubilatorio mínimo pierde 8,50% en la comparación entre el promedio del poder adquisitivo de 2015 y el de los años 2016/2017/2018, es decir, casi $740 mensuales, considerando la jubilación mínima de $8.636 en septiembre de 2018.

Por otro lado, la AUH pierde, desde 2015, el 9,54% en promedio, con un punto mínimo hacia febrero de 2019. Esto significa algo más que $160 mensuales, considerando la AUH de $1.683 en septiembre de 2018. El punto final de la serie (febrero de 2019), indica que, las estimaciones inflacionarias del REM, los beneficiarios de AUH pierden casi 13% de su poder adquisitivo, al igual que si se observa el promedio de 2018/2019 respecto de 2015.

Por último, la pérdida, en promedio, del poder adquisitivo del SMVM del período 2016 a 2019 alcanza un 9,65%, es decir, algo más que $1.030 mensuales, teniendo en cuenta el SMVM de $10.700 en septiembre de 2018. El punto final de la serie (agosto de 2019) indica que, las estimaciones inflacionarias del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) y una estimación de 1,5% mensual desde 3/19 a 8/19, el salario mínimo vital y móvil pierde 16,61% de su poder adquisitivo respecto del promedio de 2014/2015. Si se examina el promedio de SMVM de 2018/2019 respecto de 2014/2015, la caída alcanza casi el 15%.

A partir de estos datos, se comprenden los resultados expresados en el gráfico 1, en el que se observa un fuerte deterioro del consumo y la actividad a partir de los primeros meses del año 2016, examinando los peores registros entre julio y septiembre de ese año.

A partir de finales del año 2016 el nivel de actividad y los indicadores de consumo y ventas comienzan a experimentan una mejora, encontrando el pico a finales de ese año (coincidiendo con las elecciones legislativas del año 2017). Ahora bien, a partir de 2018, se produce una sostenida caída de las tres dinámicas, la más afectada la de las ventas minoristas.

La intención del relevamiento, en este contexto, es tener la información de primera mano sobre la situación de los comercios de la ciudad de Bahia Blanca.


El 2018 de los comercios en Bahía Blanca

En consonancia con los datos antes mencionados, el 42,2% de los comercios relevados afirma haber atravesado durante el 2018 una fase de achicamiento y el 38,9% presenta estancamiento. Por otra parte, el 18,9% señala un crecimiento normal, mientras que ninguna de las empresas encuestas experimenta una fase de crecimiento acelerado.

A su vez, al estudiar la situación de las ventas, existe una consonancia con lo que fue se menciona respecto de los registros a nivel nacional. El gráfico 4 muestra que el 71,1% de los comercios relevados expresa que las ventas disminuyen, mientras que tan solo el 6,7% manifiesta que las mismas aumentan. El restante 22,2% considera que no hay grandes variaciones en lo que va del año.

 

En relación con la evolución de la cantidad de ocupados en los comercios, el 64,4% indica que no varía en este último año, con la particularidad de que tres cuartas partes de los comercios manifiestan haber expulsado trabajadorxs el año anterior y que, en muchos casos, pasan de tener empleados a que los dueños se hagan cargo de los locales comerciales. El 31,1% de los encuestados señala que la cantidad de ocupados experimenta una disminución en este año, mientras que sólo el 4,4% declara haber aumentado la planta laboral en el 2018.

Resulta importante mencionar algunos de los factores que dificultan el acceso al crédito del sector comercial PyME: las altas tasas de interés, la imposibilidad de cumplir con las exigencias para constituir garantías ante entidades bancarias yla falta de acceso al mercado de capitales. Estos aspectos dejan a este tipo de empresas en una situación de mayor vulnerabilidad respecto de las grandes, teniendo que acudir principalmente al financiamiento propio para realizar inversiones.

Además de las cuestiones estructurales, resulta importante señalar que la volatilidad y la inestabilidad cambiaria y financiera implica una fuerte suba de la tasa de interés de referencia. De hecho, como se observa en el gráfico 6, desde mayo del 2018 a nuestros días, esta pasa del 26,3% al 60%, lo que dificulta seriamente ya no la toma de deuda para realizar inversiones sino el propio funcionamiento de las empresas.

Al analizar el comportamiento de las inversiones durante los últimos meses, el panorama presenta resultados que apuntan a las como el termómetro que permite indicar, en parte, las expectativas acerca del contexto macroeconómico del país. Tal como se observa en el gráfico anterior, las empresas relevadas, el 63,3% no realizó inversiones durante el 2018, mientras que el 36,7% restante invirtió en dicho período.

El gráfico 8 muestra los principales problemas referidos por los comerciantes, siendo el costo de los servicios públicos (8.4) el principal de ellos. Le siguieron: la disminución de la rentabilidad (7.2), la caída de ventas (6.82) y, en tercer lugar, los elevados costos de alquiler (6.81).

Por otro lado, los problemas que menor valoración tienen, de acuerdo con las empresas encuestadas, son: las dificultades para conseguir financiamiento (4), el aumento de los costos de mano de obra (5.1) y fuerte competencia en el mercado interno (5.7).

 


Perspectivas para lo que viene

Luego de considerar la evolución reciente del conjunto de los encuestados, el relevamiento indaga sobre qué es lo que esperan los comerciantes de la ciudad para los próximos meses.

El 56% de los encuestados reflexiona que las ventas disminuirán en los próximos meses, mientras que el 10% supone que aumentarán. A su vez, el 34% espera una reducción de los empleados ocupados en sus negocios, con el consiguiente aumento del desempleo en la ciudad. Por otro lado, el 4% supone que aumentan las plantillas laborales en sus negocios.

Cuando se consulta respecto a la cantidad de horas trabajadas, el  24% señala que las mismas aumentarán, con la intención de palear la caída de las ventas esperadas. En sentido opuesto, el 18% indica que se reducirán.

Por último, ante la pregunta acerca de posibles inversiones en los próximos meses, el 41% considera que no realizará ningún tipo de inversión, mientras que el 13% sí espera realizar.


Distribución geográfica

El relevamiento del centenar de comercios fue se realizó en 25 barrios -tanto en oficiales como no oficiales- en los que se destaca la participación de los negocios del centro (47%), Noroeste (6%), Villa Rosas (6%), Villa Mitre (6%), Universitario (6%) y Pacífico (6%). En menor proporción los barrios de Luz y Fuerza (2%), Kilometro 5 (2%), La Falda (2%), Mariano Moreno (2%), entre otros. A su vez, estos barrios han sido agrupados en 6 regiones (donde se agruparon) de la siguiente manera:

  • Región I: micro y macro Centro.
  • Región II: La Falda, Palihue y Napostá.
  • Región III: Villa Mitre, Luz y Fuerza, Villa Belgrano, Villa Soldati, Anchorena, Sánchez Elia, Villa Esperanza y Villa Cerrito.
  • Región IV: Villa Rosas, Pedro Pico, Estación Sud, San Martín, Villa Delfina y Barrio Rivadavia.
  • Región V: Noroeste, Mariano Moreno, Colón, Tierras Argentinas.
  • Región VI: Pacífico, Universitario y Kilómetro 5.

Anexo metodológico

El relevamiento a locales comerciales fue realizado en septiembre de 2018, con el objetivo de analizar el desempeño económico en Bahía Blanca en lo que va del corriente año, cuáles son las principales problemáticas que impactan sobre la evolución del sector y conocer las expectativas que tienen los actores respecto de los próximos meses.

La encuesta fue realizada en entrevistas personales o telefónicas con encargados y dueños de locales comerciales en los diferentes barrios de la ciudad. La cantidad de encuestas respondidas son 97.


Resumen ejecutivo

  • El 42,2% de los comercios relevados manifiesta haber atravesado durante este año 2018 una fase de achicamiento y el 38,9% presenta estancamiento. Por otra parte, el 18,9% señala un crecimiento normal, mientras que ninguna de las empresas encuestas experimentó una fase de crecimiento acelerado.
  • E 71,1% de los comercios relevados expresa que las ventas disminuyeron, mientras que tan solo el 6,7% sostiene que las mismas aumentan. El restante 22,2% consideró que no hubo grandes variaciones en lo que va de este año.
  • El 64,4% indica que no hubo variación en la cantidad de empleados en este último año, con la particularidad de que tres cuartas partes de los comercios expulsaron trabajadorxs el año anterior y que, en muchos casos, pasaron de tener empleados a que los dueños se encargan de los locales comerciales. El 31,1% de los encuestados señala que la cantidad de ocupados experimenta una disminución en este año, mientras que sólo el 4,4% declara haber aumentado la planta laboral en el 2018.
  • El 63,3% de las empresas relevadas no realiza inversiones durante el 2018, mientras que el 36,7% restante invirtió en dicho período.
  • Los principales problemas referidos por los comerciantes son: el costo de los servicios públicos (8.4), la disminución de la rentabilidad (7.2), la caída de ventas (6.82) y los elevados costos de alquiler (6.81). Por otro lado, los que menor valoración tienen, de acuerdo con las empresas encuestadas, son: las dificultades para conseguir financiamiento (4), el aumento de los costos de mano de obra (5.1) y la fuerte competencia en el mercado interno (5.7).
  • El 56% de los encuestados considera que las ventas disminuirán en los próximos meses, mientras que el 10% supone que aumentarán.
  • El 34% conjetura una reducción de los empleados ocupados en sus negocios, con el consiguiente aumento del desempleo en la ciudad. Por otro lado, el 4% supone aumentar las plantillas laborales en sus negocios.
  • Cuando se consulta respecto a la cantidad de horas trabajas, el 24% señala que las mismas aumentarán, con la intención de palear la caída de las ventas esperadas. En sentido opuesto, el 18% indica que la cantidad de horas trabajadas se verá reducida.
  • Ante la consulta acerca de posibles inversiones en los próximos meses, el 41% considera que no realizarán inversiones, mientras que el 13% sí lo hará.

Notas al pie

(1) Para profundizar la situación de las PyMEs bahienses ver “Informe especial N°1, Situación general de las PyMEs en Bahía Blanca, Centro de Economía Política Argentina, Julio 2017.

(2) Para profundizar sobre la situación de los ingresos en los últimos meses ver más en El poder adquisitivo de las jubilaciones, la Asignación Universal por Hijo y el salario mínimo, publicado el 23 de agosto de 2018 por el Centro de Economía Política Argentina.


Autor del informe

Juan Cruz Lucero.


Descargue el informe

Para descargar el informe haga clic en este enlace.

Contacto
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.