Las PyMES frente a la propuesta de Cambiemos: cuando la compensación es insuficiente

ce2

La reciente ley votada en el congreso sobre la promoción a las PyMES incluye una serie de medidas a favor de las mismas consistentes en facilidades para la financiación y beneficios fiscales. Sin embargo, la ecuación que se configura con las dificultades que atraviesa el entramado pyme argentino a partir de las decisiones de política económica de Cambiemos y los beneficios aprobados, lejos está de ser positiva: las medidas para las pymes resultan cuanto menos insuficientes.


 

Por CEPA y CONARCOOP


 

La ley Pyme

La ley incluye el diferimiento del pago de IVA (que era de 30 y aumenta a 90 días), la puesta en marcha de instrumentos financieros como la posibilidad de emitir Obligaciones Negociables, letras de cambio y pagares. Al mismo tiempo, se exige a las aseguradoras una mayor inversión en capital de trabajo para las pymes y en esta línea se crea el Consejo Pyme para el otorgamiento de créditos. Adicionalmente, se establece –por fuera de la ley- la suba del mínimo para retenciones en IVA y Ganancias (mediante Resolución 3878), la ampliación de la línea de financiación que la banca privada reserva para la inversión de las pymes (que se elevaría del 14% al 15,5% de los activos de los bancos, anuncio realizado previamente al lanzamiento del proyecto de ley) y la extensión del plazo para la liquidación de exportaciones, aunque en este último punto cabe indicar que la Resolución 91/2016 alcanza a todas las  empresas, no sólo a las Pymes.

En lo que refiere a los beneficios fiscales, se establece la posibilidad de considerar como pago a cuenta de Ganancias al 10% del monto correspondiente a las inversiones que se concreten entre el 1 de julio y el 31 de diciembre de 2018 (con topes de un 2% de las ventas en Ganancias y dentro de la cantidad máxima total de recursos que determinará la AFIP por este concepto), la compensación del impuesto a los créditos y débitos bancarios a cuenta de Ganancias al 100% para las pequeñas empresas (hasta 55 millones de facturación anual para el caso de las pymes comerciales) y al 50% en el caso de las empresas medianas industriales y, por último, la eliminación del impuesto a la Ganancias Mínima Presunta. Se incluyó en el proyecto la reactivación de los Repro, creados durante la gestión anterior, ahora con un aumento del 50% del monto para este tipo de empresas.

Sin dudas que estas medidas constituyen buenas noticias para uno de los sectores más golpeados del primer semestre, sobre todo lo referido a la compensación del impuesto a los créditos y débitos y la eliminación del impuesto a la Ganancia Mínima Presunta (limitada sólo a los ejercicios 2017 y 2018, dado que la ley de blanqueo derogó para todos el impuesto a la Ganancia Mínima Presunta a partir 2019) que resulta un beneficio directo para las pymes, el diferimiento del IVA, que permite evitar el financiamiento y afrontar obligaciones fiscales sin necesidad de adelantar el dinero en operaciones a crédito aun no cobradas, y los REPRO, que han demostrado ser una herramienta altamente efectiva, aunque vale indicar que nacieron con la finalidad de morigerar el impacto de crisis exógenas sobre el sector más débil de la economía. La inclusión de los REPRO en la ley, no obstante, contiene una vaga expresión en el texto legal: “Instrúyase al ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social a realizar todas las acciones necesarias para que el acceso a los beneficios del REPRO, pueda realizarse mediante tramite simplificado para las PyMES”, donde aparece ausente el financiamiento especifico al respecto y donde tampoco se establecen los mecanismos y criterios de evaluación y continuidad en el programa: ¿se mantendrá como exigencia no despedir personal para contar con el beneficio?

La realidad Pyme

Resulta imprescindible contrastar la ley aprobada con las medidas que desde el gobierno nacional se han impulsado desde el 10 el diciembre en adelante afectando seriamente la sustentabilidad del entramado pyme nacional.

Si bien la propuesta de financiamiento de la gestión de Cambiemos implica duplicar la obligación de destinar una porción de los depósitos privados para créditos pyme productivos a 7,5% del total –lo que en la práctica significaría un aumento desde $53.000 a $110.000 millones de pesos-, lo cierto es que para efectivizar el cumplimiento es indispensable que el Directorio del BCRA decida en este sentido, y disponga de fuerte énfasis en su rol fiscalizador. Por el contrario, se constata un ostensible relajamiento de los controles y exigencias hacia la banca privada. Cabe recordar, además, que esta medida proclive a incentivar el crédito productivo es resultante de la reforma de la Carta Orgánica del BCRA en 2012, oportunamente cuestionada por Macri y sus actuales funcionarios. En efecto, Carlos Melconian expresó en marzo de 2012 que “Cambiar la Carta Orgánica del BCRA es un retroceso”.

Por otro lado, la desregulación de las tasas de interés desde el 10 de diciembre último sumado al fenomenal aumento de la tasa de LEBAC -hasta el mes de junio en que comenzó su descenso- ha encarecido el financiamiento pyme en beneficio de la banca financiera y como contracara ha limitado los recursos destinados a inversión productiva: son los mismos bancos los que invierten en Lebac.

Seguidamente, el macrismo eliminó el inciso k que establecía desde 2012 que las aseguradoras tenían que destinar una parte de los fondos (entre el 8 y 18%, unos 23 mil millones de pesos) al financiamiento productivo a través de la compra de instrumentos emitidos por pymes y obligaciones negociables lanzadas por firmas de mayor envergadura como YPF. Cuando se suprimió, el costo de financiamiento de las Pymes a través de cheques de pago diferido, se encareció en 10 puntos: empezaron a negociarse en la Bolsa a una tasa promedio del 30% al 35% a 90 días, cuando el día anterior a la norma lo hacían del 20% al 25%. Esa normativa fue reemplazada por la resolución 39.645 de 2016 que convirtió en optativa a la inversión de los activos inciso k y habilitó la posibilidad de desinversión en esos instrumentos hasta 2017.

Sumado a ello, el aumento del 500% de la electricidad y el gas significó un costo insostenible para las industrias y comercios, lo que derivó en una conocida sucesión de reclamos y amparos. El aumento de tarifas significó un duro impacto sobre la producción y el empleo en esas empresas. Un relevamiento realizado por CONARCOOP (Confederación Argentina de Trabajadores de Cooperativas de Producción y Servicios) muestra la significancia del aumento de tarifas en cooperativas de sectores de producción industrial (ver cuadro). Allí puede observarse que el aumento representa el equivalente a 91 sueldos según el rubro de actividad de cada una de ellas, sobre un total de 448 trabajadores asociados. Es decir, más del 20% de los salarios de su plantilla.

cuadro

La apertura a las importaciones, a su vez, ha hecho estragos en la producción de las Pymes. Los datos del informe Intercambio Comercial Argentino del Indec con cifras estimadas a Mayo de 2016 son elocuentes: a pesar de la devaluación, las exportaciones de origen industrial (MOI) cayeron en los primeros cinco meses 16,3% interanual. Como contrapartida, las importaciones de bienes intermedios, imprescindibles para la producción industrial, cayeron 10,5% en ese mismo periodo a la vez que aumentaron 10,1% las importaciones de bienes de consumo. Una encuesta publicada por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa realizada entre 300 firmas manufactureras indica que el 49,5% perdieron ventas por el ingreso de productos extranjeros y el 79,2% teme que esa apertura importadora finalmente afecte la evolución de su negocio. Complementariamente, un informe de la Fundación Protejer denuncia la dura situación de los fabricantes de ropa, donde en el primer trimestre bajaron un 30% sus ventas.

Como si fuera poco, la caída del salario real y los despidos condicionaron el consumo en el mercado interno. El salario real de los registrados se retrajo más de diez puntos desde diciembre en adelante mientras que el último informe de despidos de CEPA indica que entre diciembre y junio se produjeron casi 180.000 despidos y suspensiones entre el sector público y el privado. Las producción de las pymes industriales, destinada mayoritariamente al mercado interno, ha caído de manera significativa: según CAME fue del 4% en abril frente a igual mes del año pasado, luego de caídas en marzo (3,1%), febrero (4,8%), enero (2,9%), diciembre (3,2%) y noviembre (2,7%). Las ventas minoristas han seguido un derrotero similar: cayeron 2,3% en enero, 4,5% en febrero, 5,8% en marzo, 6,6% en abril y 9,2% en mayo, acumulando una caída para los primeros cinco meses de 5,7%.

En definitiva, si el análisis en torno a las medidas sociales indicaba la necesidad aunque insuficiencia de las mismas (por cada peso que se destinó en el “paquete social” anunciado el 16 de abril último, fueron quitados previamente entre 4 y 6 pesos por eliminación de subsidios al gas, luz y agua), estas medidas para las pymes no pueden menos que contrastarse con el complejo escenario planteado por el incremento de tarifas, la apertura importadora, el encarecimiento y prácticamente desaparición de la financiación y el estancamiento económico en el mercado interno. Insuficiente es el calificativo obligado.

 

Comments are closed.