Los ganadores del semestre

img_8176-768x512

En su visita a La Rural Macri confesó que al campo “ahora se le está tendiendo una mano”. En efecto, con la quita de retenciones el Estado dejó de recaudar 24.344 millones de pesos. Según números del CEPA, la devaluación provocada por Cambiemos derivó además en un ingreso extra de $32 mil millones para el agro. Pero para el presidente de la Sociedad Rural, Miguel Etchevehere, “lo mejor está por venir”.

IMG_8176
Fotos: Joaquín Salguero

En la reciente inauguración de la exposición rural el presidente Mauricio Macri sostuvo que “desde hace siete meses trabajamos en el Gobierno para que el campo sienta que se le ha sacado la pata de encima y ahora se le está tendiendo la mano”. Por otro lado, no sólo se trató de un discurso presidencial más, sino que además consistió en un acto simbólico de reconocimiento del poder de la oligarquía pampeana: “El campo es mucho más que lo que puede producir, es más que los impuestos que puede pagar, es nuestra historia y emblema”, agregó.

En la entrevista realizada por Roberto Navarro en el Instituto Patria, el domingo pasado, CFK se refirió al tema y afirmó que “se está rediseñando la economía y cuando rediseñás la economía, rediseñás la sociedad”. Además, vinculó la quita de retenciones con el tarifazo en los servicios públicos:

“El costo que el Estado tuvo por la eliminación de las retenciones, es el doble de los subsidios que se pagaban para que la gente tuviera tarifas de los servicios accesibles”.

En este contexto, es oportuno observar el efectivo costo fiscal (con los números certeros del total de exportaciones) que le han implicado a las arcas públicas las transferencias al “campo” en materia de quita y reducción de retenciones a las exportaciones aplicadas el pasado diciembre de 2015, a través del Decreto 133/2015. Esta medida fijó en 0% los derechos de exportación para la mayoría de las mercancías clasificadas, a excepción de algunos productos puntuales entre los que se destacaba el caso de la soja. Tanto al poroto como a sus derivados, sólo se les redujo 5 puntos porcentuales de retenciones, pero con la promesa de ir reduciéndole 5 puntos más el año próximo y así sucesivamente hasta llegar a la retención cero.

campo1

Cabe agregar que los beneficios de quita de retenciones también alcanzaron a las industrias exportadoras y a la minería (se concatenó una triada de decretos: 133/2015, 160/2015 y 349/2016). En total, el Estado Nacional dejó de recaudar la mitad de uno de los tributos con mayor impacto progresivo y $5 de cada $100 del total de la recaudación.

Nota relacionada: El semestre del desencanto

Dicho valor anualizado representaría una merma recaudadora cercana a los US$ 5 mil millones, lo que al actual tipo de cambio significaría unos $70 mil millones. 

Para dimensionar el impacto, según calcula el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) este monto proyectado equivale al subsidio anual de la tarifa de gas. Es decir: sin dicha quita y con dicha recaudación podría haberse enfrentado la totalidad del subsidio.

CAMPO1BIS

En términos sectoriales lo que se observa es una clara preeminencia del sector agropecuario en la apropiación del beneficio de la medida, captando el 72% del monto liberado por el Estado. Le siguen en importancia, bastante por detrás, la industria (15% del beneficio) y la minería (13%).

Nota relacionada: El mal rumbo económico

Esta tríada de decretos modificó sustancialmente la estructura impositiva del comercio exterior argentino. Mientras que antes el 99% de las exportaciones pagaban algún tipo de derechos, hoy esa proporción no llega al 40%. En otras palabras, mientras antes estaba exento del pago de derechos solo el 1% de las exportaciones, hoy esa exención alcanza casi al 65%.

CAMPO2

Sobre los beneficios al agro, en el primer semestre de 2016 el gobierno tendría que haber recaudado en concepto de retenciones US$ 4.065 millones, mientras que –producto de las quitas- sólo recaudó US$ 2.374 millones, es decir: la mitad de lo que tendría que haber percibido.

En concreto, el gobierno resignó US$ 1.691 millones entre enero y junio de 2016. En pesos, estamos hablando de un monto de 24.344 millones de pesos resignados en los primeros 6 meses de gobierno por parte de Cambiemos.

Si convertimos este monto a pesos por el tipo de cambio promedio de cada mes, obtenemos que la transferencia del Estado a los exportadores ascendió a $33.843 millones, lo que representaría el 5% de la recaudación pública del primer semestre de 2016 ($708 mil millones, según información de la Secretaría de Hacienda).

CAMPO3

A todo esto debe adicionarse la importantísima transferencia de ingresos resultante de la devaluación. Solo para los Industriales de Oleaginosos y los Exportadores de Cereales, que liquidaron US$ 13.245 millones en el primer semestre de 2016, esa transferencia representa unos $75 mil millones adicionales(comparando con el tipo de cambio al 10 de diciembre y hoy) que, incluso deflacionados por la inflación semestral, les significa un ingreso adicional en términos reales de más de $32 mil millones.

Nota relacionada: ¿Mañana es mejor?

A este punto es relevante mencionar que, pese a la devaluación y la quita de retenciones, durante el primer semestre de 2016 las exportaciones se contrajeron un 2,6% respecto al mismo período de 2015. En particular, las ventas externas de productos primarios aumentaron sólo 4% en valores habiendo experimentado incrementos de precios internacionales cercanos al 20%. De igual modo, tanto las exportaciones de manufacturas agropecuarias como industriales, acumulan en 2016 caídas del 3% y 21%, respectivamente.

En conclusión, el impacto “prometido” por la quita de retenciones y la devaluación no se materializó bajo ningún aspecto y la mejora en la “competitividad” se dio a la par con la caída de las exportaciones y del desfinanciamiento público.

campo4

Ganadores insaciables

Los números hasta aquí expuestos dan la pauta de que el sector agrícola fue uno de los principales beneficiarios del primer semestre de mandato de Mauricio Macri, no sólo por la devaluación y la quita de retenciones sino porque ambas medidas se llevaron adelante en los primeros seis días de su mandato.

La ex Presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, advirtió el domingo que estas medidas llevan a una “reprimarización de la economía” y que dan forma a “una sociedad con mayores posibilidades de hambre, pobreza, precarización laboral y desempleo“.

Los beneficios son claros pero, para algunos, las transferencias parecen insuficientes. Es por esto que el presidente de la Sociedad Rural, Miguel Etchevehere, señaló que “lo mejor está por venir”. En efecto, la agenda sectorial tiene como prioridades un tipo de cambio nuevamente devaluado y, desde ya,deshacerse del 30% de retenciones a la soja que aún persiste.

En estos tiempos de virulento reclamo empresario en torno a la reducción del costo laboral, no sería extraño que la próxima editorial de La Nación pida el retorno al trabajo rural “de sol a sol”.

Comments are closed.