Maniobras para esconder la crisis

0000245543

El Centro de Economía Política Argentina (CEPA), que desde enero viene monitoreando la desocupación con relevamientos en base a fuentes sindicales y de cámaras empresarias, advirtió que el macrismo ha modificado la forma de calcular el empleo que se obtiene del Sistema Integrado y Previsional Argentino –SIPA–. Para su titular, Hernán Letcher, –economista y dirigente del FpV– el cambio apunta a “negar la realidad”. En su último informe, el CEPA relevó que los despidos desde diciembre a hoy suman más de 167 mil.

El SIPA –la medición difundida por el ministerio de Trabajo– consistía en “una de las estadísticas más confiables dado que permite evaluar la evolución del universo de trabajadores registrados y sus remuneraciones”, señaló el CEPA en un escrito, al informar que ahora, de contar puestos de trabajo, el SIPA pasó a contar trabajadores. “Esta modificación impacta de lleno en los cálculos sobre empleo y desempleo, dado que el cálculo por persona naturalmente arroja un número menor que la estimación anterior realizada por puestos de trabajo registrados: una persona puede tener más de un puesto de trabajo, o en otros términos, la destrucción de un puesto de trabajo puede no significar necesariamente que esa persona quede desocupada”.

El CEPA analizó el informe “Situación y evolución del trabajo asalariado en el sector privado” que el ministerio de Trabajo elaboró, con información a marzo de 2016, en base al que Cambiemos argumenta que no hay una crisis de empleo. “En esta publicación se considera como unidad de análisis al trabajador y no al puesto de trabajo, lo que significa que se cuantifica el número de trabajadores asalariados registrados, independientemente de la cantidad de puestos que ocupe cada uno de ellos”.

“Considera entonces Trabajo Registrado al ‘a toda persona (identificada a través de un CUIL) que ocupa al menos un puesto de trabajo declarado en el sistema de la seguridad social’. De este modo, se conceptualiza al ‘Trabajo Registrado’ como el ‘conjunto de trabajadores que cuentan con los beneficios del sistema de la seguridad social previstos en las normas laborales’. A diferencia de este criterio, hasta el 10 de diciembre el método de cálculo consistía en considerar la sumatoria de puestos de trabajo.

El CEPA había computado al 30 de marzo la pérdida de 76.627 puestos de trabajo en el sector privado (más 3.819 suspensiones). Este relevamiento había sido cuestionado desde el oficialismo. El centro que dirige Letcher ratificó sus resultados, al indicar que incluso las estadísticas oficiales, si se las lee teniendo en cuenta las modificaciones que introdujo Cambiemos, “reafirma” sus registros.

Los investigadores también contrastaron sus datos con los de la Superintendencia de Riesgos de Trabajo, que en su última publicación, en marzo de 2016, “refleja un total de 92.796 y 108.944 trabajadores menos registrados por las aseguradoras de riesgo de trabajo, considerando el tramo diciembre de 2015 – marzo de 2016 y diciembre de 2015 – febrero de 2016 respectivamente.

Comments are closed.