Situación del mercado de trabajo argentino: un análisis de la evolución del empleo en el mes de julio

ce22
BAJAR EL INFORME COMPLETO AQUÍ

Sin títuloSin título

En la Tabla N°1 y el Gráfico N°1 se observa que al 31 de julio de 2016 se contabilizan 194.422 despidos y suspensiones. Esta cifra indica un incremento de 8,44% en el mes de julio respecto del relevamiento presentado al 30 de junio que había arrojado un total de 179.285 despidos y suspensiones acumulados desde diciembre de 2015. Cabe recordar que al 30 de junio la variación había sido de 6,99% respecto de los despidos y suspensiones contabilizados al 30 de mayo.

Sin título

Sin título

La participación del sector privado en términos de despidos y suspensiones sobre el total tuvo un incremento de 2,38 puntos porcentuales en el mes de julio. Ello mantiene las conclusiones que se esbozaron en el informe CEPA correspondiente a los meses de abril, mayo y junio, y particularmente en julio experimentando un incremento de la participación del sector privado aún más notable. En efecto, como puede constatarse en el Gráfico Nº 2, luego del impacto inicial que tuvieron los despidos en los distintos ministerios nacionales, carteras provinciales y municipales, los despidos y suspensiones del sector privado ya hacia el mes de marzo superaban ampliamente a los contabilizados en el sector público. En los meses subsiguientes, las pérdidas de puestos de trabajo en el orden privado ascendieron de 56,84% a 61,22% en abril, a 61,83% en mayo, a 62,96% en junio y luego a 65,34% en julio, mientras que los del sector público (en el nivel nacional, provincial y municipal) redujeron su participación de 43,16% en marzo, a 38,78% en abril,38,17% en mayo, 37,04% en junio de 2016 y finalmente, a 34,66% en el mes de julio.

Sin título

Sin título

Se observa asimismo que los despidos del sector privado aumentaron en 14.149 trabajadores: de un total de 112.881 al 30 de junio, ascendieron a 127.030 al 31 de julio de 2016. Al interior del sector privado se evidencia nuevamente en el mes de bajo análisis un incremento en la participación del sector industrial y del sector servicios sobre el total de despidos y suspensiones. En el caso de la industria se contabilizan 11.391 despidos y suspensiones adicionales en julio, reflejando una significativa cantidad de casos, y superando en intensidad a lo sucedido en mayo y junio.

Al analizar las variaciones relativas, en la Tabla Nº 3 es posible observar que los despidos y suspensiones en la industria se incrementaron 24,62% en el mes de julio, mostrando un crecimiento más intenso en comparación con el 16,05% de junio. En lo que refiere a los servicios, el mes de julio mostró una cantidad de despidos y suspensiones similar a la de junio en términos absolutos, que en porcentaje representa 32,44% (en junio esa variación había sido de 48,39%, contrastante con el magro aumento de 5,74% en el mes de mayo). Seguidamente, al analizar las variaciones en las participaciones de los despidos y suspensiones al interior del sector privado, se constata que si los despidos y suspensiones de la actividad de la construcción redujeron su participación en 5,68 puntos, la industria incrementó su incidencia en 4,40 puntos y el sector servicios en 1,28 puntos.

Sin título

Sin título

En la Tabla N° 5 y el Gráfico N°4 se constata, adicionalmente, que al 31 de julio los despedidos ascienden a 169.933 y los suspendidos a 24.489 casos. La variación respecto al relevamiento al 30 de junio indica un aumento en 8.070 despidos y de 7.067 suspensiones.

Sin título

Sin título

Sin título

Al observar la Tabla N° 6 que clasifica los despidos del sector privado según sector de actividad, se visualiza que la construcción continúa liderando con 58.590 despedidos en función de la paralización de la obra pública, seguido por la rama metalúrgica con 13.721 despedidos y suspensiones (según datos provistos por el secretariado nacional de la Unión Obrera Metalúrgica y relevamientos particulares). En la metalurgia se consideran además despedidos y suspendidos de la siderurgia, de empresas como Siderca de la ciudad de Campana –con importante incidencia de despidos de tercerizados de firmas contratistas de Siderca- y Tenaris Siat, ambas del Grupo Techint. En la segunda, fueron reincorporados los 16 trabajadores despedidos el 18 mayo (los despidos habían acontecido el 25 de abril) luego de un largo conflicto, donde los despedidos además de impulsar acciones denunciaron persecución sindical.

El sector automotriz superó en este mes de julio al sector alimenticio en cuanto a despidos y suspensiones. Ambas actividades industriales presentan una porción significativa de despedidos. En el primer caso, se produjeron 6.950 bajas laborales (con suspensiones en Fiat y Ford y despidos en Volkswagen y Renault) al que deben complementarse 1.257 trabajadores despedidos y suspendidos en autopartes (en empresas como Paraná Metal, Carraro Argentina, Argentoil y Gestamp, esta última con suspendidos) y 1.800 suspensiones señaladas por el SUTNA en el sector neumático (firma FATE). En el sector alimenticio vale indicar que se produjeron 5.680 despidos y suspensiones en empresas como Cresta Roja, Havanna y Cervecería Quilmes, entre otras.

El sector textil ha pasado a ostentar el cuarto lugar en términos de despidos y suspensiones en el mes de julio. El sector se ha visto seriamente afectado por caída del consumo local y apertura importadora, por lo que refleja 1.642 despidos y 3.930 suspensiones (se incluyen, entre otros, los casos de Broderie Suizo-Argentina, Felsom e Hilados I y II). En este caso, distintas fuentes aseguran que la caída efectiva en los puestos de trabajo es incluso más elevada, pero difícil de constatar por el bajo nivel de registro en el sector y la utilización por parte de las grandes marcas de diseño de indumentaria de cadenas de subcontratación provistas por empleo informal y población inmigrante de países vecinos, en sendos casos deliberadamente sin documentar.

8

Seguidamente, en el sector petrolero, los despidos alcanzan a 4.162 (en empresas como Petrolera del Sur, Tecpetrol, Sipetrol y Petersen) mientras que el sector energético contiene 4.012 despedidos (con la observación anterior referida a la empresa estatal Atucha dentro de este rubro).

En electrónica y electrodomésticos las pérdidas de empleo alcanzan a 1.792 despidos y 1.370suspensiones de trabajadores (en empresas como BGH, Brightstart y Siam Avellaneda).

Asimismo, el sector frigorífico ha alcanzado los 2.473 despidos y suspensiones. En servicios portuarios la cifra asciende a 1.050 trabajadores despedidos (en empresas como Tec Plata y Depósitos Fiscales) y en marítimos la cifra llega a 1.510. En la industria aeronáutica, por su parte, se contabilizan 600 suspensiones (donde se ubica la empresa FADeA).

Otras actividades relevantes tienen que ver con la industria láctea, con 709 despidos (La Craikense y otras del norte de Santa Fe), la producción y venta de materiales para la construcción (Ferrum y Cerámica San Lorenzo por ejemplo), donde los despidos ascienden a 621, el sector químico, con despidos que totalizan 534 casos (en empresas como Ar Zinc y Tantal), la minería (Goldcorp y Minera MCC)asciende a 530 casos, la industria ferroviaria con 379 despidos y el sector papelero –en empresas como Papelera Interpack y Papelera Tucumán, entre otras- donde totalizan 375 despedidos.

Entre los servicios, se ubican el sector comercio y el sector gastronómico, que representan algo más del 50% de los casos. En comercio, los despidos y suspensiones alcanzan a 3.093 trabajadores (en cadenas de supermercados como Grupo Cencosud y Coto, entre otros), mientras que en el sector gastronómico suman 2.370. En ambos se manifiesta un ostensible silencio de las conducciones sindicales respecto de la bajas en el empleo.

Por otro lado, en las empresas de medios de comunicación (Grupo 23, Deport TV y 360 TV, La Mañana de Córdoba, Diario Uno, entre otros) continúan los despidos y totalizan 1.815 trabajadores. En telecomunicaciones los despidos llegaron a 735 (con la observación anterior referida a la empresa estatal ARSAT dentro de este rubro).En el sector de servicios ferroviarios los despidos denunciados por la Unión Ferroviaria y Consulting Rosario totalizan 355 trabajadores, mientras que en transporte los despidos y suspensiones ascienden a 329. Finalmente, en el servicio de call center (con empresas como Allus y Core Argentina) hubo 330 casos, en juegos de azar se contabilizaron288despidos (Casinos de Mendoza, Ibiza),en las empresas de Servicios Públicos de Energía Eléctrica se produjeron 262 despidos (EDESUR) y en el sector aerocomercial (empresa SOL de Santa Fe) 220 despedidos.

Sin título

Sin título

A la hora de observar los datos desagregados para el mes de julio en la Tabla N° 7, se constata que la actividad con más despidos ha sido la automotriz, con 2.865 suspensiones, en las empresas IVECO, Renault y Scania (500, 2.000 y 365 respectivamente).

Asimismo, las textiles han tenido un mes de serias dificultades. Como resultado de la apertura importadora y el ajuste en la producción, las suspensiones fueron 2.520 a las que se suman 111 despidos. Ejemplos del sector han sido Alpargatas (550 suspendidos

y 48 despidos), Ritex, Coteminas y OGM (con 900, 700 y 370 suspendidos respectivamente) y Argenshoes con 63 despidos.

Los despidos en el sector petrolero han sumado 1.353 despidos y han sido motorizados por empresas como San Antonio y SP Argentina, YPF, PECOM y Copgo Ge Oil& Gas.

La industria frigorífica acumuló 1.063 despidos en el mes, entre los que se destaca los casos de Bertone Hnos., Frigorífico Penta, Matadero Lobos (en los que se prevén mas despidos) y Ciabar.

La Electrónica y Electrodomésticos ha sufrido 1.042 despidos y suspensiones. Ejemplos paradigmáticos son los casos de suspensiones en Longvie (125), Eskabe (200), y Foxman (35) y los 160 despidos en ATMA.

En el sector metalúrgico continuaron los despidos y suspensiones (como en el caso de Zennie en Córdoba con 35 despidos), alcanzando los 385 casos para el total del sector. Asimismo, hubo despidos en la producción de productos agroindustriales (Agroindustria Madero).

En la industria del papel, la Papelera Interpack sumo 300 suspendidos. En el rubro alimentos y bebidas el caso más resonante ha sido el de los 51 despidos en Salta, en la planta de Coca Cola. Hubo además despidos en Arcor, Bimbo, Lheritier, Manfico, Molto, Bodegas Muñoz del Toro y en Compañía Industrial Progreso. En lo que respecta al sector plástico, Tevinor suspendió 200 trabajadores, mientras que IPC (Industrias Plásticas Catamarca) despidió 10 personas y Chimex Food otras 4.

En la Construcción hubo despidos como resultado de discontinuar trabajos en la estación espacial China en Neuquén, y en el gasoducto de Tierra del fuego (sumaron 80 casos). El parate de la obra pública y el sector además impactaron nuevamente en lo que refiere a materiales para la construcción, con despidos y suspensiones en Cerámica San Lorenzo.

Finalmente, en el rubro autopartes, Montich suspendió 170 trabajadores, hubo 170 despidos en Conarpesa (pesca) y 100 en Agrinar (produce tractores).

En Servicios, el sector comercio ha sido el más afectado. El caso emblemático fue el de la empresa Lucaioli en Bahía Blanca, pero hubo despidos en provincias como Santa Fe, Salta, Catamarca, Chaco, Córdoba, Neuquén, San Juan y Tierra del Fuego. En medios de comunicación, continuaron los despidos, con los casos de Radio Provincia (39 despidos), Miradas al Sur (24 despidos) entre otros. Los despidos en EDESUR también han tenido repercusión en el mes de julio. En Telecomunicaciones, Claro despidió 35 personas. Otros casos han sido los despidos en Mudarte, en la CABA y Godfried Hermanos (seguridad en Santa Cruz). Finalmente, el sector gastronómico continuó siendo afectado al igual que el mes anterior, sobre todo en los centros urbanos.

“Suspendido hasta nuevo aviso”, el inicio del segundo semestre

El relevamiento presentado para el mes de julio arroja interesantes conclusiones. En primer lugar, hay un sustancial aumento en la cantidad de despidos y suspensiones con 15.137 nuevos casos – siendo que en junio se contabilizaron 11.721 casos-. Resaltan en este aspecto, la incidencia del sector privado, que motorizó más del 93% de los despidos y suspensiones, siendo además central el peso de estas últimas sobre el total.

Se manifiesta, en segundo lugar, un significativo incremento en los despidos de la industria (con 4.324 nuevos casos) y un marcado aumento de la cantidad de suspensiones también en el sector manufacturero, que ascendieron a 7.067 casos. Respecto del sector servicios, los guarismos se han mantenido en los niveles del mes anterior, en valores elevados respecto de los relevamientos anteriores.

En términos secuenciales, se observa que a los despidos producidos en una primer instancia (diciembre-enero) del sector público y la construcción (esta última como resultado del parate en la obra pública), le sigue una ola de despidos y suspensiones en el sector privado, particularmente en la industria (acompañando la retracción de la producción), y que en estos dos últimos meses impacta en el sector de servicios, particularmente comercio y gastronómico (esta dinámica se explica por la continua merma en ventas minoristas que se desprende de la caída de poder adquisitivo desde diciembre último acompañando la retracción del consumo). La elevada cantidad de suspensiones en la industria durante julio permite vislumbrar una nueva afectación en los niveles de producción y un anticipo a nuevos despidos del sector industrial en el corto y mediano plazo.

En el mes de julio los despidos se concentraron particularmente en 6 actividades, que explicaron el 74% de despidos y suspensiones. Se trata del sector textil, automotriz petrolero, frigorífico, electrónica y electrodoméstico y sector servicios –comercial-.

En el primer sector -textil- y como resultado de la apertura de importaciones hubo 2.520 suspensiones y 111 despidos sólo en el mes de julio. En esta línea, resultan sugestivos algunos casos de llano incumplimiento del acuerdo firmado entre grupos empresarios y el gobierno nacional por 6 meses, para evitar despidos. El caso Alpargatas con 48 despidos y 550 suspensiones en julio –como resultado de un ajuste productivo por la apertura importadora- contradice directamente el compromiso asumido el 9 de mayo.

Como casos paradigmáticos, las suspensiones también fueron importantes en empresas como IVECO, donde llegaron a 500 trabajadores. En el caso de la automotriz extranjera Renault, es curioso que se hayan aplicado  “vacaciones obligadas” a cerca de 2000 operarios. En efecto, si los retiros voluntarios oficiaron de despidos encubiertos, las vacaciones obligadas están operando como suspensiones encubiertas, en un contexto de parada productiva que no tiene señales –en el corto y mediano plazo- de recuperarse.

Adicionalmente, son para mencionar los despidos y suspensiones en sector petrolero. Se contabilizan en julio 1.353 despidos, donde las empresas petroleras argumentan altos costos, y el escenario marca una profundización de la conflictividad en la Patagonia. Continuando con el rubro energético son preocupantes los 500 despidos en YPF –acompañados de bajas de equipos-, mientras que en el caso de EDESUR, beneficiada con aumento de tarifas, se produjeron sendos despidos de trabajadores contratados, alcanzando aproximadamente 200 casos.

La industria frigorífica y la Electrónica y Electrodomésticos, venían siendo seriamente afectadas desde el mes anterior. La primera acumuló 1.063 despidos en el mes, previéndose más despidos en el futuro, afectada por la menor faena y menor producción que resultan en mayores costos, sumado al impacto del tarifazo. La segunda, sufrió 1.042 despidos y suspensiones, se ha visto afectada por la falta de ventas en el mercado interno y la importación de heladeras particularmente desde Brasil.

El sector comercial ha sufrido despidos en casi todos los centros urbanos. El impacto de la caída del salario real conjuntamente con los despidos producidos ha sido afectado seriamente la evolución del sector, sumado al impacto del aumento de tarifas en diversos tipos de comercios.

Por otro lado, en el sector público los despidos han sido el resultado de la decisión del gobierno nacional de no renovación de los contratos que vencían al 30/6 para los trabajadores de la educación, continuando con lo realizado en diciembre y enero últimos.

Tal como se describió en el informe anterior, cabe mencionar nuevos casos que indican el recrudecimiento en las relaciones laborales:

1)      Continúan los casos de retiros voluntarios, y las suspensiones: ejemplos como los de Cerámica San Lorenzo –con 106 suspensiones en Puerto Madryn y 100 más en San Luis-, con una percepción del 85% del salario o los casos de Alpargatas, que suspende sus actividades en Santa Rosa, La Pampa, y donde 190 trabajadores serán obligados a tomarse una semana de vacaciones, suspendidos luego una semana más. Otro caso paradigmático es el de Tevinor (textil), que como resultado de la creciente acumulación de stock por bajas en las ventas, suspendió 200 trabajadores dos días a la semana con percepción de 75% del salario. A esto se han sumado los casos de vacaciones anticipadas mencionadas anteriormente (Renault, Papelera Interpack y Coteminas).

2)      Por otro lado, se ha intensificado la persecución en el lugar de trabajo: el caso de  los Call Center de Tucumán es un ejemplo de ello, donde los delegados de Atacc denuncian que la empresa “Personal obliga a que los trabajadores concreten, al menos, una venta. Caso contrario, los agentes son sancionados: apercibimientos, suspensiones y desvinculación de la empresa con causa” y que incluso se suceden apercibimientos y suspensiones por demoras en la pausa de baño.

3)      Algunos casos de connivencia sindical son un fuerte llamado de atención al conjunto de las conducciones gremiales, como es el silencio del sector gastronómico y de comercio. A pesar de haber sido los sectores de servicios más afectados, no solo han mostrado muy poca reacción sino que incluso han relativizado el peso de los despidos en su sector. Las intervenciones mediáticas han mostrado esta cuestión, indicando que “no ha habido despidos masivos” o que se produjeron “por cuentagotas”[1].

El congreso de la CGT a realizarse prontamente va camino a consolidar una conducción fuertemente basada en el sector servicios, con Schmidt de Dragado y Balizamiento – aliado a Moyano en Camioneros -, Acuña, del Sindicato de Estaciones de Servicio y hombre de Barrionuevo, y Daer, de Sanidad en la conducción tripartita. Ello sin dudas debilita la representación de los sectores industriales que hoy enfrentan sendos despidos y suspensiones fabriles y configura un escenario de representación semejable al de la década de los noventa. Los sectores que han manifestado mayor conflictividad ante la pérdida de puestos de trabajo ocupan lugares distanciados de esta conducción, como en el caso de Palazzo de Bancarios (que además de lograr reincorporaciones hoy pide la reapertura de las paritarias), seccionales de la UOM como Campana y otros sectores metalúrgicos y los casos del sector de Gráficos liderados por Héctor Amichetti. En este contexto, resulta sugestivo el silencio de dirigentes gastronómicos, de comercio o de UATRE, con lugares a ocupar en la próxima conducción.

La marcha federal convocada por la CTA para el próximo 17 de agosto marca una fuerte disonancia en este esquema –y una continuidad con el paro nacional y acto de las 5 centrales del 29 de abril último- pero no obstante mantiene una marginal incidencia en gremios vinculados a la actividad fabril.

Comments are closed.