Volvemos al Fondo (del mar)

fondo

fmi

El FMI ha utilizado recurrentemente la revisión estipulada en el artículo IV como mecanismo para forzar la aplicación en los países en desarrollo de las políticas promovidas desde el organismo.

El estatuto del FMI consigna: “El Fondo supervisará el sistema monetario internacional a fin de asegurar su buen funcionamiento, y vigilará el cumplimiento por cada país miembro de sus obligaciones” y agrega que “a fin de desempeñar sus funciones, el Fondo ejercerá una firme supervisión de las políticas de tipos de cambio de los países miembros y adoptará principios específicos que sirvan de orientación a todos ellos con respecto a esas políticas”.

El problema principal de las revisiones así como de las proyecciones de crecimiento y análisis de la economía argentina por parte del FMI se centra en cómo se realizan. Los representantes del FMI se reúnen con economistas de la city, utilizan información de medios hegemónicos con quienes comparten la mirada económica y luego forman expectativas en la economía local en torno a sus diagnósticos.

Si observamos las estimaciones para el crecimiento de la economía argentina realizadas por el FMI en octubre de cada año (para ese mismo año), se constata una sucesión de errores que particularmente comienza luego de la crisis del 2001. Si los errores en la estimación del crecimiento del FMI en 2000, 2001 y 2002 habían sido por la positiva (con proyecciones de 1,5%, 3,7% y 1,6%, cuando la economía mostró tasas negativas de crecimiento), entre 2003 y 2014 la mayoría de los errores de proyección se debieron a la subestimación del crecimiento, con excepciones para 2012 y 2013. Es decir, Argentina creció más que lo proyectado por el FMI (ver gráfico siguiente).

fmi2

En función de la nueva proyección del FMI de caída de un 1% de la economía argentina en 2016, no sería de extrañar que ante el cambio de época con el gobierno de Mauricio Macri esta vez el fondo subestime la verdadera caída del producto, luego de la megadevaluación y de las medidas recesivas para la demanda agregada como la inflación sin controles, el techo a la pauta salarial y las decenas de miles de despidos.

La misma receta


 

2005. El organismo en su evaluación de la economía argentina a junio de 2005, con la mente puesta en renegociar la deuda del país con el FMI (que unos meses después fue cancelada por completo) anticipó los reclamos al gobierno argentino. Ya en aquel entonces, el organismo reclamaba:

  • Que el BCRA deje de sostener la cotización del dólar
  •  Aumentar el superávit primario a 5,0 puntos del PIB entre la Nación y las provincias
  •  Que ese superávit adicional debía lograrse eliminando los “impuestos distorsivos sobre exportaciones y las transacciones financieras”
  •  La mejora de la rentabilidad de las privatizadas con un rápido aumento de tarifas
  •  Suba de las tasas de interés
  • 2015. 10 años después, el 8 de octubre de 2015, en un informe denominado “Las Américas ajustando bajo presión”, el organismo reclamaba cuestiones similares:
  •  Devaluación: “Los controles cambiarios distorsionaron los precios relativos, generaron un mercado paralelo de divisa y erosionaron la competitividad”.
  •  Aumento de tarifas: “por la necesidad de corregir el déficit fiscal, habrá un realineamiento de los precios regulados”, o sea, de las tarifas de los servicios públicos como agua, luz y transporte.
  •  El problema del déficit: “se necesitarán un ajuste fiscal y una orientación monetaria más restrictiva para contener los efectos de la inflación y limitar las presiones de depreciación sobre el peso argentino”.
  •  Reforma impositiva: “la eliminación de subsidios distorsivos y la reducción de la inflación allanarán el camino para alcanzar un crecimiento más equitativo”.

Macri y los mensajes al FMI y a Estados Unidos

A la luz de la victoria de Macri y de los acontecimientos recientes, reaparecen los pedidos y recomendaciones del FMI en política económica. Desde el inicio de su mandato, Macri envió mensajes al FMI:

1) 16 de diciembre: Suma al FMI a su Gobierno:

aa

2) 4 de diciembre: A través de EEUU, les dará explicaciones:

aa2

3) 4 de diciembre: Habilitará el control y las observaciones a través de artículo IV

aa3

En definitiva, la aceptación de la supervisión del FMI es la articulación necesaria del cumplimiento de Macri de cada una de las premisas solicitadas. La licuación de la soberanía nacional en la política económica constituye una verdadera ancla para volver al Fondo (del mar).


 

Por Hernan Letcher / Julia Strada

Comments are closed.